3f3d676a-minibig-amphibious-camper-trailer-0
Esta caravana anfibia es lo más curioso de la semana
D05brn1638
Ecclestone, más leña al fuego: “Esto nunca hubiese sucedido en una Ferrari con Schumacher”
Drag-race-estambul
Te presentamos la Drag Race definitiva para conocer al vehículo más rápido de la tierra
Raikkonen singapur rdp 2018 1
Sauber empieza a notar los efectos del fichaje de Raikkonen
Diesel-impuesto
El impuesto al diésel supondrá 3,3 euros más al mes para el conductor medio

Al volante del Opel Ampera: eléctrico con truco

Hemos comprobado que esta berlina eléctrica puedes usarla como tu coche principal, sin miedo a afrontar viajes por cuestión de autonomía y circulando diariamente sin emitir una pizca de contaminación… o casi. Te invitamos a descubrirlo.

El Ampera y su gemelo el Chevrolet Volt tienen mucho trecho por delante, tanto en carretera gracias al motor de apoyo de gasolina como en futuro, gracias al avanzado concepto de propulsión que comparten.

VER GALERÍA DE FOTOS DEL OPEL AMPERA >

Teníamos muchas ganas de comprobar cómo iba realmente el planteamiento técnico que se encuentra detrás del Ampera, un coche que combina dos motores eléctricos con uno de gasolina de una manera diferente al planteamiento del los actuales híbridos. Mientras que en un Toyota Prius el motor de gasolina envía su fuerza directamente a las ruedas, en el Opel Ampera la tracción es exclusivamente eléctrica, y el motor Ecotec 1.4 litros de 86 caballos funciona como generador de energía para alimentar uno de los motores eléctricos, mientras que el otro se alimenta exclusivamente de la enorme batería colocada en posición longitudinal central y que se puede recargar en cualquier toma de corriente doméstica.

Mecánica Opel AmperaLos eléctricos puros sólo ofrecen autonomía para poco más de un centenar de kilómetros y además se trata de vehículos muy pequeños y eminentemente urbanos. Los híbridos por su parte emplean el motor eléctrico como una fuente de energía auxiliar; incluso en el caso de los que pueden circular con tracción exclusivamente eléctrica, esto funciona en un periodo muy limitado de tiempo. El Ampera, por su parte, es capaz de circular en eléctrico durante unos 60 kilómetros; desde luego no mucho, aunque mucho más que cualquier híbrido y suficiente para la mayor parte de los desplazamientos diarios de un conductor medio. Pero también, en caso de tener que realizar un viaje, no tiene ningún inconveniente en lanzarse a la carretera y ofrecer cuatro cómodas plazas, espacio para equipaje, estabilidad de “coche serio” y una autonomía razonable, en torno a 500 kilómetros, pudiendo además repostar para seguir cubriendo kilómetros y kilómetros a base de gasolina, algo que no está al alcance de los eléctricos que confían sólo en las baterías para generar energía. Además ofrece una potencia máxima de 110 kilovatios (150 caballos) y una destacable cifra de par de 370 Nm que se ofrecen además de forma constante independientemente del régimen de giro, como corresponde a los motores eléctricos, si bien condicionada por el tipo de propulsión, basada en dos motores acoplados pero que pueden funcionar de forma independiente en función de los requisitos de cada momento.

¿Y… cómo va?
La primera vez que tomes asiento frente al volante del Ampera tendrán que explicarte para qué sirven algunos mandos, cómo interpretar la instrumentación, ponerlo en marcha y poco más. En total no creo que necesites más de diez minutos…  mucho menos de lo que lleva explicar cómo funciona un BMW Serie 7, por ejemplo. Es un coche más sencillo de comprender y conducir de lo que a priori cabría pensar, y cualquier que haya llevado alguna vez un automático no se sentirá raro al volante.

Pulsando un botón -arranca sin llave- lo dejas listo para la marcha, seleccionas la “D” en la palanca -bajo la que no se encuentra ningún sistema de cambio en la desmultiplicación ya que sólo tiene una relación…- y ya estás en marcha.

Salpicadero Opel AmperaFrente a ti, a la izquierda de la pantalla digital de información, aparecen los datos de autonomía. En la parte superior, junto al logotipo de un surtidor de gasolina se indica el alcance disponible del “Range Extender”, nombre que recibe el  motor de gasolina en esta nueva función de apoyo. En el centro, una escala representa la carga de la batería y junto a esta se informa de los kilómetros que pueden recorrerse en modo completamente eléctrico. Y por último, en la parte baja se indica cual es la autonomía total, sumando la tracción eléctrica y la ayuda del motor de gasolina. Estos tres indicadores de energía se convierten en uno sólo cuando se agota la capacidad de la batería, si bien según los ingenieros del proyecto con los que pudimos hablar nunca se descarga del todo, y cuenta con una reserva para mejorar las aceleraciones cuando se demanda más brío desde el acelerador.

A la derecha de la pantalla hay otro instrumento que representa una escala vertical y un círculo verde que se mueve en ella. Una conducción eficiente mantendrá la bola verde en el centro, pero cuando se utilice la potencia la bola se alejará subiendo por la escala, indicando que se está produciendo un consumo elevado. Por último, en deceleración y frenada el círculo bajará de forma proporcional a la cantidad de energía que se esté regenerando en la batería. Podemos además conocer otras informaciones más extensas sobre los flujos instantáneos de carga o los niveles de consumo eléctrico o la eficacia de la conducción y el uso del sistema de climatización -uno de los elementos que más energía eléctrica pueden consumir- mediante la pantalla táctil que corona la consola central, y que además informa sobre datos de navegación o climatización.

El Ampera "aconseja" constantemente al conductor sobre cómo lograr la máxima eficiencia energética en sus desplazamientos

Un pulsador de esa consola central te permitirá  modificar el modo de conducción. Seleccionando el modo Sport podrás conseguir una respuesta más inmediata del acelerador -que no más potencia- cuando te apetezca circular con mayor dinamismo (aunque este no debe ser el uso habitual de un coche que busca reducir el consumo energético). Si por el contrario vas a usar el coche como “cero emisiones“ en una de las zonas urbanas reservadas a estos vehículos en algunas ciudades europeas, y antes de llegar a estos espacios sin humos necesitas recorrer una distancia que pueda agotar las baterías, te interesará usar el modo “Hold” al salir de casa, para que el motor de gasolina funcione al principio de tu desplazamiento reservando intacta la carga de la batería para cuando llegues al “área verde”. Entonces bastará con que vuelvas al modo “Normal” que se entiende por defecto al encender el coche y tendrás toda la autonomía disponible en tus baterías. Por último, y pensando en ascensos prolongados donde sea necesario exprimir la potencia al máximo, hay un modo "Montaña", que debe seleccionarse 10 minutos o un cuarto de hora antes de llegar a las primeras rampas y con el que se reserva en la batería la mayor carga para poder garantizar fuerza en las pendientes. Es curioso que se ofrezca un modo así de específico, lo que puede significar que en modo normal la capacidad de ascenso puede verse sensiblemente reducida. Lo cierto es que nuestra prueba discurrió por la absolutamente plana orografía holandesa, curiosamente. Habrá que comprobrarlo a la primera ocasión.

Opel AmperaEl coche se pone en movimiento con suavidad, ya que la entrega inicial de par está programada para no resultar abrupta, y por supuesto en absoluto silencio. Este silencio se va perdiendo a medida que aumenta el ritmo, porque paradójicamente los ruidos de las ruedas y el viento no están demasiado insonorizados en el habitáculo. La dirección es suave y tiene precisión, pero el pedal del freno puede requerir cierto período de adaptación por su tacto inmediato debido a la función de recarga de la batería en deceleración, algo que no afecta por lo demás a su eficacia sino todo lo contrario gracias al apoyo del efecto eléctrico. La posición habitual de marcha es la “D”, como en cualquier automático, pero colocando la palanca en “L” se amplifica el efecto de recarga siempre que se suelta el pedal del acelerador, lo que va acompañado de una notable retención. Usar esta posición está particularmente indicado en descensos, ya que además de evitar trabajo al sistema de frenado se ayuda a incrementar la autonomía sin intervención del “Range Extender”.

Mejor no echar números
Y ahora la pregunta del millón… ¿merece la pena un Ampera? Económicamente, no.
Es imposible justificar su compra atendiendo a factores meramente racionales. Es una berlina media de sólo cuatro plazas que no se encuentra entre las mejores por habitabilidad, y mucho menos por maletero con tan sólo 310 litros. Su consumo medio cuando el motor térmico entra en juego está por ver, pues la cifra no ha sido homologada todavía. Opel AmperaPero probablemente sea superior a la de un coche de gasolina convencional de similar potencia y tamaño. Incluso contando con que en el ciclo combinado homologado sobre 100 kilómetros -de los cuales evidentemente una buena parte se recorren en modo completamente eléctrico- el gasto se cifra en 1,6 litros, los 44.500 euros de la lujosa versión única que llegará a España a partir de enero de 2012 son imposibles de justificar y mucho menos de amortizar aunque el año que viene se mantuvieran los 6.000 euros de subvención que con las normas actuales en la mano le corresponderían por su ridícula cifra de emisiones.

Pero eso no quiere decir que no sea un coche interesante. Del Ampera emana una imagen socialmente responsable con el medio ambiente, ideal para muchas empresas e instituciones e incluso para ti, si eres una persona concienciada y que quiere estar a la última. No echarás de menos las comodidades de un coche bien equipado: cuero, navegador, calefacción en los asientos… y todo el mundo querrá probar ese coche que tiene enchufe, se mueve sin hacer ruido, es muy bonito y tan exclusivo que de él sólo llegarán a España unas 200 unidades a lo largo de 2012. En cualquier caso el Ampera dispara al auténtico futuro del automóvil con mucha más puntería que los híbridos o eléctricos puros actualmente a la venta… sólo hay que imaginarse una pila de hidrógeno en vez del motor de gasolina.

VER GALERÍA DE FOTOS DEL OPEL AMPERA >