Sin titulo
Así ha quedado este McLaren Senna tras un aparatoso accidente
Sut italian grand  1523855
Monza, en busca de 100 millones de euros para mantener la Fórmula 1
181111 gfp 125829
Al volante del Audi A1 Sportback 2019: Apuesta por la deportividad
Kubica-vettel
Vettel sobre el regreso de Kubica: “Tengo sentimientos encontrados”
Ayudas-coches-ecologicos
La Comunidad de Madrid ya ofrece hasta 5.500 euros en ayudas para comprar vehículos ecológicos

Nos subimos al Audi e-tron: Revolución eléctrica

La marca de los cuatro aros presenta su primer modelo de producción puramente eléctrico, el Audi e-tron. Es un SUV de gran tamaño pero con aspiraciones deportivas pues sus dos motores eléctricos generan 300 kW –unos 408 caballos– y se combinan con la tracción quattro. Garantiza 400 kilómetros en el nuevo y complicado ciclo de conducción WLTP. 

Etron 0400007 ab 31

El nuevo Audi e-tron ya está aquí y es un SUV eléctrico apto para uso deportivo, familiar y de ocio; así lo describe la marca germana. Con una longitud es de 4.901 milímetros, una anchura de 1.935 y una altura de 1.616, ofrece la habitabilidad y el confort característico de los modelos de gran tamaño de la marca sin perder ni un ápice de su filosofía. Posicionado entre los modelos Q5 y Q7, cuenta con una distancia entre ejes de 2.928 milímetros y espacio de sobra para cinco ocupantes junto con su equipaje. La capacidad total del maletero es de 660 litros, lo que habilita al SUV eléctrico para grandes viajes.

El Audi e-tron refleja el lenguaje fundamental del diseño Audi, trasladado a la era eléctrica gracias a nuevos detalles que le definen estéticamente. Detalle ya típico entre los modelos de la marca, el Audi e-tron también exhibe la parrilla Singleframe de diseño octogonal con barras verticales. La calandra está en gran parte cerrada y presenta una terminación en gris platino, lo que identifica al e-tron como un modelo enteramente eléctrico. En el borde inferior de los faros LED de serie, cuatro pequeñas barras horizontales crean la firma lumínica específica como luces diurnas. Por primera vez, este elemento se integra directamente en los faros.

Pero continuando con su figura, otro importante elemento de diseño es la línea de tornado, que se extiende desde los faros, a lo largo de los flancos, hasta los grupos ópticos traseros. Esto proporciona al Audi e-tron un bajo centro de gravedad visual. El expresivo diseño de la zona inferior de los flancos, con las inserciones negras en las taloneras, visualiza la ubicación de la batería y, por tanto, el centro de energía del Audi e-tron. El techo se extiende descendiendo sobre la musculosa carrocería, muestra claros atributos todocaminos con sus emblemas quattro sobre las ruedas, un prominente pilar D y las protecciones de los bajos.

En su zaga, resaltan el gran espóiler de techo y el amplio difusor, acentuando el aspecto deportivo. Un rasgo típico de los modelos superiores de Audi es la banda de luz que conecta las luces LED traseras. Por su parte, las cuatro aberturas en el difusor subrayan la ausencia de salidas de escape, en una nueva referencia a la propulsión plenamente eléctrica. Para colorear el nuevo e-tron, cuenta con doce colores de carrocería entre los que elegir, incluyendo la opción exclusiva del color azul Antigua. Un dato curioso es que el logo e-tron en la tapa del conector de recarga eléctrica y –como opción– las pinzas de freno en naranja haciendo referencia al color de los cables de alto voltaje que utilizan este tipo de vehículos.

La aerodinámica es clave en un coche eléctrico, especialmente a la hora de cubrir largas distancias,y es éste precisamente uno de los puntos fuertes del Audi e-tron. La reducción de cada centésima en la cifra del coeficiente aerodinámico representa un aumento en la autonomía de unos cinco kilómetros en condiciones de conducción habituales. Con los retrovisores virtuales, el Audi e-tron alcanza un Cd de 0,27, cifra que se queda en un Cd de 0,28 con los retrovisores de serie, posicionándose entre los mejores del segmento SUV. Esto es el resultado de toda una serie de soluciones de alta tecnología, como la regulación de flujo de aire de refrigeración en los conductos que enfrían los frenos delanteros, o la suspensión neumática adaptativa en función de la velocidad, que es de serie en el Audi e-tron.

Gracias a este ingenioso diseño, consigue una autonomía de más de 400 kilómetros en el ciclo de homologación WLTP. Y, al igual que la aerodinámica, la gestión térmica desempeña un papel fundamental. Asegura que el interior del habitáculo y la batería de alto voltaje sean debidamente refrigerados o calefactados, además de refrigerar el motor eléctrico, la unidad electrónica y el cargador AC/DC integrado. Una gestión térmica de gran flexibilidad garantiza también una carga rápida de corriente continua que mantiene la vida operativa de la batería, a la vez que garantiza que se conserven las prestaciones incluso utilizando la carga ultrarrápida de 150 kW.

Su motor conjuga perfectamente deportividad y eficiencia a partes iguales. Los dos motores eléctricos son capaces de generar una potencia de 300 kW (408 CV) y hasta 664 Nm de par. También consigue el 0 a 100 km/h en 5,7 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 200 km/h, limitada electrónicamente. El par motor máximo se alcanza tan solo en 250 milisegundos, con lo que consigue un tiempo de reacción realmente bajo propio de un coche deportivo.

Los dos motores asíncronos (ASM) del Audi e-tron son especialmente robustos. Su sofisticado concepto de refrigeración mantiene baja la temperatura, algo primordial para el buen funcionamiento de ésta y su duración a lo largo del tiempo. La transmisión de relación fija transfiere el par a los ejes a través de sendos diferenciales. Cada motor depende de una electrónica de potencia que actúa en coordinación con la unidad de control del sistema de transmisión. Cuando el Audi e-tron se desplaza a velocidades moderadas, y para favorecer la eficiencia energética, es movido principalmente por el motor trasero. Cuando el coche rueda por inercia, los motores giran libres del par de arrastre magnético, otra ventaja de la tecnología asíncrona ASM de Audi.

Gracias a su sistema de recuperación de energía, el e-tron es capaz de incrementar su autonomía un 30%

El sistema de batería del Audi e-tron está situado bajo el habitáculo y tiene una longitud de 2,28 metros, con una anchura de 1,63 metros y un espesor de 34 centímetros. Comprende un total de 36 módulos de celdas en compartimentos cuadrados de aluminio, cada uno de los cuales es aproximadamente del tamaño de una caja de zapatos. La batería funciona con un voltaje nominal de 396 voltios y almacena 95 kWh de energía. Aunque lo que hace realmente especial al sistema de alimentación es su sistema refrigerante de secciones de aluminio plano extruido, divididas uniformemente en pequeñas cámaras, tiene la tarea de asegurar el rendimiento de la batería a largo plazo. El calor es intercambiado entre las celdas y el sistema de refrigeración a través de un gel térmicamente conductivo dispuesto bajo cada módulo de celdas. Gracias a esta solución especialmente eficiente, el gel transfiere uniformemente el calor residual al refrigerante a través de la estructura de la batería.

Además, gracias a ello, el Audi e-tron logra una autonomía de más de 400 kolómetros en el realista ciclo de homologación WLTP. Eso supondrá que en viajes largos, como al desplazarse de vacaciones, el usuario pueda utilizar las estaciones de recarga rápida quedando listo para el siguiente tramo de larga distancia en menos de media hora. Una característica asombrosa posible sólo por la sofisticada gestión térmica de la batería de iones de litio, que permite cargar con potencias de hasta 150 kW.

En el Audi e-tron, la marca de los cuatro aros introduce una nueva generación de la tracción quattro: la tracción eléctrica a las cuatro ruedas. Esto permite al SUV eléctrico lograr un agarre óptimo en todas las condiciones atmosféricas y sobre cualquier tipo de superficie. De forma similar al sistema quattro mecánico con tecnología ultra, el segundo eje –en este caso, el delantero- puede ser conectado de forma predictiva. El innovador control de tracción regula el deslizamiento de la rueda en milisegundos directamente a través de la electrónica de potencia de los motores eléctricos. La unidad de control del sistema de propulsión está integrada con el sistema de control de frenada y mantiene la transmisión óptima de fuerza entre las ruedas y el pavimento. Junto con la tracción eléctrica a las cuatro ruedas, esto produce la excelente tracción y estabilidad direccional características de los vehículos Audi.

Todo esto se hace especialmente evidente con el control electrónico de estabilidad (ESC) de cuatro modos, que ofrece los programas “sport” y “offroad”, y que puede ser desconectado totalmente. Además, estas características pueden ser ajustadas en el sistema Audi drive select -de serie- a través de siete perfiles, desde uno claramente confortable hasta el más deportivo, pasando por un modo enfocado a la máxima eficiencia, según la situación de conducción, las condiciones de la vía o los requerimientos personales.

Si pasamos al interior del Audi e-tron, destaca su armonía y sobre todo, su tecnología de última generación. El puesto de conducción tiene un claro enfoque hacia el conductor, y los dos displays del MMI touch response están orientados hacia él. Desconectado, el de arriba se funde casi invisiblemente en la amplia superficie black-panel. En combinación, el display inferior se sitúa en la amplia consola central. Su túnel descansa sobre paneles abiertos e incorpora un hueco portaobjetos, soportes de vasos, así como el Audi phone box opcional para cargar el smartphone por inducción. Pero continuando con sus dos grandes pantallas de alta resolución –la superior con una dimensión de 10,1 pulgadas y la inferior de 8,6 pulgadas–, éstas sustituyen a casi todos los interruptores y mandos convencionales. La operativa es rápida y sencilla: cuando el dedo activa una función, produce una respuesta háptica como confirmación, una solución práctica que no todos los fabricantes usan y que viene muy bien para saber que una oden ha sido acatada.

El display digital y el concepto operativo del Audi e-tron se complementan con el Audi virtual cockpit de serie, que puede operarse desde el volante multifunción. Su pantalla se beneficia de la resolución Full HD con 1.920 X 720 píxeles y nuevos gráficos e-tron específicos. Los clientes que seleccionen el Audi virtual cockpit plus opcional pueden elegir una vista adicional que sitúa al potenciómetro en la zona central. El head-up display complementa a los otros visualizadores como una opción, proyectando información importante directamente en el parabrisas. Pero el interior no sólo tiene un diseño único, también es capaz de ofrecer mucho espacio. El Audi e-tron supera a sus rivales de la categoría SUV en dimensiones clave, como la longitud interior, el espacio posterior para las rodillas y la altura libre delante y detrás. En la segunda fila, hay una zona plana en vez del túnel central usualmente presente en modelos convencionales, ofreciendo espacio suplementario.

Fabricado en la planta de Bruselas mediante un proceso con un balance neutro en CO2, el nuevo Audo e-tron aparecerá en el mercado europeo a finales de 2018. El precio base en España para el SUV eléctrico con un amplio equipamiento es de 82.400 euros. Como es común, en nuestro mercado se ofrece el “Audi e-tron edition one”, modelo especial de lanzamiento limitado a a 2.600 unidades, con pintura azul Antigua. Incluye detalles exteriores especiales, como los retrovisores exteriores virtuales, llantas forjadas de 21 pulgadas con diseño de turbina de cinco álabes y aditamentos con apariencia de aluminio.