Mercedes-benz-eqc-2020-1600-5c
Estos son los 10 vehículos eléctricos con mayor autonomía
1017575160-sut-20190628-ms2 3835
Alfa Romeo se pone nuevo objetivo: Competir con McLaren
911 rsr 2019 t
Porsche 911 RSR 2019: el campeón del mundo de Resistencia renueva su arma
Sainz-mclaren-m8d-goodwood-okp
Carlos Sainz cambia el F1 por el impresionante McLaren M8D en Goodwood
Extreme-e-odyssey-21
Extreme E revela su espectacular SUV off-road eléctrico

Audi e-tron quattro concept: El primer eléctrico en serie

El prototipo muestra cómo será el modelo con baterías de litio que se colocará entre el Q5 y el Q7. Su autonomía asciende a 500 km y tiene tres motores eléctricos que suman una potencia de 453 CV.

El techo más bajo, la cintura más elevada y unos trazos más afilados distinguirán al modelo del Q5 y el Q7.

Audi acaba de difundir toda la información del prototipo e-tron quattro concept que lucirá junto al nuevo A4 2016 en su espacio del Salón del Automóvil de Frankfurt. Representa un adelanto del primer automóvil eléctrico que el fabricante producirá en serie. Tal y como se confirmó en una junta de accionistas en mayo, su lanzamiento al mercado está previsto para comienzos de 2018.

El modelo, al que ya se conoce como la respuesta de Audi al Tesla Model X, lo describió por primera vez el responsable de I+D Ulrich Hackenberg en marzo durante el Salón de Ginebra. La marca señaló hace unas semanas que sus dimensiones lo situán entre el Q5 y el Q7, diferenciándose de estos por un estilo más atlético y atrevido.

Con los datos ya en la mano podemos constatar ese posicionamiento: el e-tron quattro mide 4,88 metros de longitud, 1,93 de anchura y 1,54 de altura. El diseño se inspira en el de la línea de prototipos Prologue y se desmarca del de otros SUV resaltando así la independencia estética de los modelos eléctricos que saldrán a medio y largo plazo. Sus trazos seguirán las pautas Aerosthetics con las que se optimizan la aerodinámica y la autonomía del vehículo.

Distintas piezas móviles repartidas por el capó los laterales y la zaga optimizan el flujo del aire a velocidades de hasta 80 kilómetros/hora. Estos componentes y el carenado de los bajos ofrecen un coeficiente Cx de 0,25, un dato inédito en el segmento, y la posibilidad de recorrer más de 500 kilómetros con una sola carga de la batería.

El acumulador, constituido por iones de litio y de 50 kWh de capacidad, se adhiere al vehículo entre ambos ejes y por debajo del habitáculo. De este modo se obtiene el centro de gravedad más bajo posible otorgando una condución más estable. Su energía nutre a los tres motores eléctricos -uno delante y dos detrás- cuya potencia máxima constante asciende a 453 caballos, si bien de forma puntual puede elevarse a 503.

Audi propone diversos métodos para recargar la batería. De forma automática, el e-tron quattro contribuye al proceso con la frenada regenerativa y los paneles solares del techo. El usuario interviene en los tres restantes: una toma de corriente doméstica, otra de carga rápida de 150 kW que requiere 50 minutos y la inalámbrica por inducción. El funcionamiento al unísono de estos propulsores es clave para obtener tracción total y que el e-tron quattro acelere de 0 a 100 kilómetros/hora en 4,6 segundos y alcance los 210 kilómetros/hora de velocidad máxima. 

En el interior, Audi recurrire a pantallas iluminadas con tecnología OLED (diodos orgánicos) para proyectar prácticamente toda la información y todos los menús. La distribución minimalista del prototipo cambiará en la versión de producción, si bien la casa de Ingolstadt trasladará algunas soluciones tecnológicas. La iluminación Matrix OLED forma parte de ellas, ya que se emplea también para los faros -cuyas cinco filas de diodos inferiores combinan convencionales con orgánicos- y los pilotos.

El e-tron quattro concept se monta sobre la plataforma modular longitudinal -MLB, por sus siglas en alemán- que ya utiliza el Q7 y que compartirá con el futuro Q8, una variante igualmente con aires deportivos del SUV más grande de Audi. Además de servir de escaparate a los futuros modelos 100 % eléctricos en serie de Audi, el fabricante lo utiliza para progresar en sus tecnologías de conducción no tripulada que, asegura, se encuentran en un estado muy próximo al de producción.

Este prototipo está dotado de un escáner láser, sensores de radar y ultrasónicos y una videocámara que perciben todo lo que hay alrededor del vehículo. Esa información la envían a un controlador central de ayudas a la conducción -zFAS, por sus siglas en inglés- que la procesa y la distribuye entre dichos sistemas y los dedicados a la conducción autónoma para que decidan cómo debe desplazarse el automóvil.