Carga coche electrico
Intentan cobrar 40.000 euros por cargar un coche eléctrico en Galicia
F1-mobile-racing (1)
F1 Mobile Racing: la emoción del Gran Circo, ahora en tu móvil
Porsche-panamera-gts-00
Porsche Panamera GTS 2019: Equilibrada desmesura
Alonso
Alonso, listo para su última carrera en Estados Unidos con un Fórmula 1
Glp
GLP, gasolina o eléctrico: ¿Cuál te conviene?

Bentley Bentayga V8: El más asequible de la gama

Con la llegada del 2018 aparece una nueva mecánica gasolina para el SUV británico, heredada directamente del Porsche Cayenne Turbo, que se situará como la opción más asequible y de acceso al Bentayga.

Bentley-bentayga v8-2018-1600-01

Cuando salió al mercado hace apenas un par de años se convirtió en uno de los SUV más imponentes, lujosos y sobre todo rápidos que un cliente, despreocupado del tema económico, podía adquirir y lo hacía con un característico propulsor de doce cilindros como ya viene siendo habitual en los modelos de la firma británica.

Pasado un tiempo llegó una mecánica diésel con menos potencia pero con un consumo mucho más contenido y ahora recibe un nuevo bloque mecánico que se situará como la opción de acceso a la gama del Bentley Bentayga. Para esta opción más asequible se ha optado por un motor de menor cilindrada y menor número de cilindros, pero que seguirá siendo igual de emocionante y divertido.

Desde Bentley no han querido jugársela mucho y han decidido ir sobre seguro al elegir como el candidato perfecto al mismo V8 de 4.0 litros que encontramos en el Porsche Cayenne Turbo o en el mismísimo Lamborghini Urus. Este es un bloque de arquitectura cuadrada (mismo diámetro de pistón que carrera) con ocho cilindros y dos turbocompresores situados entre la uve que forman las dos bancadas de cilindros, entregando una potencia de 550 caballos y 770 Nm de par máximo, cifras idénticas a las del Porsche. El conjunto va asociado a una caja de cambios automática por convertidor de par de ocho relaciones y al sistema de tracción total permanente.

Al ser el Bentayga un SUV más pesado que el modelo alemán, a pesar de perder 45 kilos respecto a la versión W12 y 110 con el diésel, el Bentley se tiene que conformar con una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos, por los 4,1 del Porsche. Su velocidad máxima se frena en los 301 km/h y además cuenta un equipo de frenos al alcance de muy pocos vehículos. De manera opcional se ofrece un equipo carbo-cerámico con unos discos delanteros enormes de 440 mm y de 370 mm en el eje trasero, convirtiéndose en los mayores vistos en un Bentley. Además, cuenta con unas pinzas de freno de 10 pistones y con una capacidad de frenado cifrada en 6.000 Nm.

Cuenta con unos discos delanteros de 440 mm o lo que es lo mismo, los discos delanteros más grandes que jamás se han instalado en un coche de producción.

Por otro lado, encontramos una suspensión activa de 48 voltios que permite regular la altura del vehículo y la dureza de los amortiguadores en función del modo seleccionado. En el interior aparecen una variedad de adornos como un cuero especial en color marrón, detalles en fibra de carbono y un volante de madera forrado en cuero. Por el momento se desconoce el precio, aunque este será ligeramente inferior al del W12.