Peugeot-508-2018-dinamica-1
Al volante del Peugeot 508 2018: Mucho más que diseño
Richi
Ricciardo: “Ir a McLaren o Renault tiene cierto atractivo”
Sintuti
Así ha conseguido el Honda Civic Type R establecer un récord en Spa-Francorchamps
Rueda de prensa gp francia pilotos 2018 1
Las frases más destacadas de la rueda de prensa de pilotos de Francia
Porsche-911-gt2-rs-martini
Porsche rinde homenaje al “Moby Dick” original con este 911 GT2 RS Martini

Chevrolet Aveo 1.6 LTZ: Distinguirse tiene precio… ¡asequible!

En Chevrolet han decidido cambiarle todo al Aveo menos dos cosas: el nombre y el precio. Una transformación que no sólo se aprecia visualmente, también es palpable en su interior y sirve para relanzar a un modelo que se venderá por primera vez en Estados Unidos.

Tanto la estética como la plataforma mecánica del Aveo, son de nueva factura.

El discreto y utilitario Aveo se ha transformado en todo un subcompacto de cinco plazas y cinco puertas, con las manecillas de las traseras integradas en el marco de las ventanillas. Una solución que ideó Alfa Romeo a principios de este siglo con el 147 y que ha calado hondo tanto en el segmento de los compactos, como en el de estos utilitarios de mayores aspiraciones. En su segunda generación, la primera que se venderá en algunos países como EE.UU, el Aveo pasa a incorporar la última tecnología del Grupo GM. El resto de la carrocería también resulta llamativa, con un ‘morro’ sobre dimensionado que acoge unos nuevos faros delantero y una trasera con cierta caída, que sigue la tendencia cupé. Todo rematado con unas llantas de 16 pulgadas o de 17"con neumáticos 205/40, como las opcionales que equipaba nuestra versión, realmente llamativas.

La prueba resulta así mucho más apetecible. Cuando estás ante un coche tan nuevo, que ha sufrido una transformación tan grande y que sin embargo la marca -con dudoso criterio a nuestro entender- ha decidido mantener su mismo nombre. Los conocidos te preguntan ilusionados: ¿qué coche estás conduciendo? Un Aveo, contestas mientras percibes como se tuerce la expresión de sus rostros. Pero dejando a un lado los complejos, el pequeño Chevrolet, además de imagen, promete ofrecer un nivel de confort y prestaciones mucho más digno que el de su antecesor y todo por un precio que se ha mantenido raquítico: 14.250 euros en esta versión, la más alta de la gama, a los que hay que añadir una promoción de descuento de 1.500 euros en estos primeros meses. Hay cosas que mejor si no cambian, ¿verdad?

Conducción

Las prestaciones que ofrece el Aveo son las típicas de un utilitario o subcompacto actual. Se mueve bien entre el tráfico, su dirección de asistencia eléctrica se maneja con suma facilidad -nada que ver con la de su antecesor- y tan sólo un radio de giro entre bordillos algo limitado, impide un poco que la maniobrabilidad sea del todo perfecta.

De todos modos, aparcamos a la primera gracias a la perfecta visibilidad que facilitan tanto los grandes retrovisores exteriores, como el interior y, sobre todo, gracias a la asistencia del sensor de parking trasero, de serie en esta versión LTZ. El cambio, manual de cinco marchas, también ofrece un tacto agradable; suave y preciso, nos invita a jugar con él en todo momento. Las relaciones son bastante cortas, y eso nos permite arrancar con garantías en pendientes o no correr el riesgo de calarlo en los semáforos. Pero si en la ciudad nos encontramos más que satisfechos en el coche, en carretera la evolución se confirma como positiva.

En este ambiente tan sólo se hecha en falta un motor con más agallas y menor consumo que el clásico 1.6 16v de 115 caballos.

Ofrece una capacidad de respuesta al acelerador limitada lo que provoca unas recuperaciones bastante mediocres, tanto en cuarta como en quinta y resta rapidez a los adelantamientos en carretera. Además, no permite bajar su consumo medio de los 6 litros/100 kilómetros en condiciones favorables, cifra que tiende a situarse por encima de los 7,5 litros en carretera, lo que resulta excesivo.

La razón principal de este defecto, es que las relaciones del cambio -manual de cinco velocidades- resultan demasiado cortas y, aunque en ciudad le permite ofrecer un buen empuje en carretera, provoca que, por ejemplo, a 100 km/h el motor gire a 3.000 revoluciones en quinta. Las primeras marchas están bien escalonadas, pero no cabe duda de que se echa en falta una sexta velocidad que permita al motor ir más desahogado.

Pero por lo demás, como decíamos, el comportamiento general es correcto. La dirección sigue ofreciendo suficiente información en carretera y permite enlazar curvas con relativa rapidez; mientras que la suspensión, calibrada para ofrecer un confort a bordo más que digno, hace balancear algo más de lo deseable la carrocería en los tramos revirados. En cualquier caso, el Aveo deja la impresión de ser un coche tan estable como un Opel Corsa o un Fiat Grande Punto, equilibrado y con una suspensión que filtra de forma increíble los badenes e irregularidades del terreno, incluso con llantas de 17” y los neumáticos de perfil 40 que montaba nuestra unidad.

Comodidad

Lo que verdaderamente distingue a este modelo de su antecesor, es que por un precio similar no sólo tenemos un coche más atractivo y manejable, tenemos un coche más completo, con una relación precio-equipamiento sencillamente sobresaliente. De serie el Aveo dispone de ESC (Control electrónico de estabilidad), 6 airbarg, control de velocidad crucero, radio CD MP3 o llantas de 15 pulgadas, pero es que la gama ofrece hasta cuatro niveles hasta cuatro niveles de acabado distintos: LS, LT, LT+ y LTZ, de forma que podemos añadir equipamiento casi en función de nuestros gustos o necesidades, sin un sobrecoste excesivo. El LTZ que probamos incluye de serie: mandos en el volante, Bluetooth, conexión auxiliar de tipo USB, autoencendido de luces y limpiaparabrisas, sensor de aparcamiento trasero, retrovisores eléctricos y calefactables. Es decir, una dotación digna de un coche de categoría superior.

Además, el diseño interior también es espectacular y el espacio muy digno, con numerosos huecos prácticos como la doble guantera, los cajones ubicados debajo de los asientos o los espacios que quedan en la parte inferior y superior de la consola central. Delante los asientos son bastante amplios y aunque no ofrecen demasiada sujeción lateral, permiten una buena postura de conducción para viajar. El nivel de insonorización también es correcto y tan sólo a alta velocidad se cuela algún ruido aerodinámico más molesto.

En la parte trasera encontramos una anchura correcta para tres personas. Sin embargo, por altura disponible, tan sólo dos viajarán cómodamente, pues la banqueta está elevada en su parte central lo que impide a un tercer pasajero de estatura media tener un espacio para la cabeza suficiente. El maletero, en cambio, sí resulta muy aprovechable. Dispone de una capacidad de 290 litros, ampliables a 653 si replegamos los asientos traseros y descubrimos su doble fondo, muy similar al del Volkswagen Polo.

Valor de compra

La versión LTZ, la que comentamos en esta prueba y también la más equipada, puede elegirse también con del motor 1.4 de 100 caballos que, sin tantas aspiraciones como este 1.6, puede ofrecer un mejor resultado. Incluso el 1.2 puede satisfacer las necesidades de quien vaya a realizar la mayoría de los kilómetros por ciudad.

En definitiva, el nuevo Aveo nos parece un coche recomendable, sobre todo para quien busque un coche utilitario y polivalente pero, eso sí, con otro motor.

Esperar a la llegada de una variante Diesel tampoco sería una mala decisión para quienes pretendan realizar un número de kilómetros superior a los 30.000 anuales, pero, en cualquier caso, de lo que no cabe duda es que en la actualidad no hay un coche tan equipado como este Aveo LTZ que salga por los 13.850 euros con motor 1.4 o por 14.250 euros con motor 1.6. Sobre todo si a esas cifras le restamos los 1.500 euros de la campaña de lanzamiento.