Peugeot-508-2018-dinamica-1
Al volante del Peugeot 508 2018: Mucho más que diseño
Richi
Ricciardo: “Ir a McLaren o Renault tiene cierto atractivo”
Sintuti
Así ha conseguido el Honda Civic Type R establecer un récord en Spa-Francorchamps
Rueda de prensa gp francia pilotos 2018 1
Las frases más destacadas de la rueda de prensa de pilotos de Francia
Porsche-911-gt2-rs-martini
Porsche rinde homenaje al “Moby Dick” original con este 911 GT2 RS Martini

Conducimos el Audi S3: Perfección compacta

En su segunda generación, el S3 perfecciona hasta sus más mínimos detalles, ofreciéndonos un temible pero polivalente deportivo. Un motor exclusivo y excepcional aporta 300 caballos bien domados 

El nuevo Audi S3 cuenta con un propulsor 2.0 TFSI que destaca en aceleración y recuperaciones.

Ya hemos podido probar el nuevo A3 en carrocería de tres puertas –Recordemos que Audi también nos ofrece esta maravilla mecánica en versión Sportback de cinco–. Como es norma de la casa de Ingolstadt, el aspecto exterior sigue con fidelidad las proporciones generales de la generación anterior. No obstante, detalles como los grupos ópticos le aportan la modernidad esperada en un nuevo modelo.

Dentro de su calculada discreción, el S3 esconde una mecánica para quitarse el sombrero que, como veremos sobre el asfalto, resulta infalible a la hora de que el S3 llegue del punto A al punto B de nuestro recorrido en un tiempo récord.

Antes de pulsar el botón de start que pone en marcha al S3, merece la pena echar un vistazo a su descripción técnica. Su motor deriva del 2.0 TFSI propio de otros modelos del grupo alemán, pero con importantes y decisivas diferencias.

Conducción amable
En el bloque motor del S3 se han acoplado inyectores dobles –dos para cada admisión y dos para cada cilindro–, además se ha adaptado un turbocompresor de mayor tamaño. Todo ello, junto con el sistema de distribución variable Valvelift, aporta un funcionamiento casi mágico al S3. Su magia radica en que circulando a baja velocidad, por la ciudad, el Audi se comporta como cualquier compacto polivalente. Muy suave, silencioso  y enormemente progresivo, el S3 fluye por el tráfico urbano sin protestar lo más mínimo. El S3 de ahora se ha hecho incluso más cómodo y amable que el anterior al conducirlo en estas condiciones.



Aceleración GT
Estructuralmente, el bloque se ha preparado y potenciado para aguantar el importante incremento de potencia. Culata, escape, pistones, bielas y cigüeñal han sido debidamente revisados para estar a la altura de una versión S. El dócil 2.0 que nos ha sacado del centro de la ciudad, se convierte en una bestia con sólo sugerírselo una vez en terreno abierto.

Con el Audi Drive Select podemos modificar el modo de respuesta de la dirección, el motor y la transmisión en el caso de equipar cambio automático S-tronic. En la posición más deportiva, el motor ruge y nos dispara hacia delante con una aceleración propia de un GT. Con 5,4 segundos en el 0 a 100 se sitúa entre los coches que mejor aceleran, acercándose mucho a grandes deportivos de más de 400 caballos.

Apoyándose en su tracción integral permanente, regulada por un diferencial de embrague multidisco, el S3 se muestra más rápido acelerando con el cambio automático de doble embrague. El manual, aunque muy preciso y del tacto de dureza justa para practicar una conducción deportiva, no consigue superar al S-tronic.

Otra característica del propulsor que se pone en evidencia es su poder de recuperación. En cualquier régimen, incluso con el cambio manual, podemos acelerar sin que el S3 dude lo más mínimo. La potencia fluye con una facilidad que impresiona, y el régimen de giro se estira hasta las 6.000 revoluciones por minuto sin que notemos ningún sobreesfuerzo mecánico.

Sobre asfalto mojado pudimos comprobar la neutralidad y seguridad del S3, capaz de mantener ritmos muy vivos en cualquier carretera

Suspensión magnética
El desarrollo del chasis sobre la inédita plataforma MQB, tampoco ha dejado nada al azar. Lo primero que nos seduce es la dirección de asistencia variable, precisa, cómoda y divertida en curvas. Sobre asfalto mojado pudimos comprobar la neutralidad y seguridad del S3, capaz de mantener ritmos muy vivos en cualquier carretera y en condiciones difíciles sin detectar ninguna perturbación, ni en la motricidad, ni en la estabilidad.

Con la suspensión deportiva especial S Line rebajada, el S3 no plantea ningún problema de comodidad sobre asfaltos normales. Su mayor dureza se agradece en las curvas, pero sigue filtrando con efectividad  las irregularidades. Los recomendables amortiguadores magnéticos, que son opcionales, aportan además una mejor compensación del chasis en los cambios de apoyo.