Audi-a1-filtrado-01
Audi A1 2018: Sus imágenes oficiales se filtran en la red
Fittipaldi
Fittipaldi: “Me encanta Hamilton, pero Fernando es el mejor”
Jorge lorenzo catalunya victoria 2018
Jorge Lorenzo repite triunfo en Montmeló y ya mete miedo
Whitmarsh
Whitmarsh: “Me da pena ver en lo que se ha convertido McLaren”
Eagle Squadron Mustang GT
Eagle Squadron Mustang GT: Vuelo rasante

Conducimos el Jaguar XKR-S Convertible: El felino más salvaje

A finales del pasado año Jaguar presentaba la versión cabrio del XKR-S, en el mismo año en que se presentó la carrocería cerrada del Jaguar más potente y rápido de la historia. Una buena forma de celebrar los 50 años de otro modelo mítico, el E-Type, que en 2011 cumplió medio siglo.

El XKR-S Convertible descapota en sólo 18 segundos.

Era de esperar que tras el lanzamiento del cupé llegara el cabrio, aunque no parecía hace un año no parecía claro que llegara esta carrocería. Y lo hace a lo grande, ya que las prestaciones son idénticas a las del modelo cerrado. La construcción en aluminio del XK y el desarrollo inicial como cabrio permite asegurar la misma rigidez estructural y un peso con muy pocas diferencias entre el cupé y el cabrio, lo que hace que las dos variantes aceleren de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos y alcancen los 300 km/h de velocidad máxima.

Exteriormente se diferencia del XKR por un nuevo frontal con un paragolpes que incluye deflectores laterales, unos estribos que canalizan mejor el aire a través de los laterales de la carrocería y un alerón trasero sobre la tapa del maletero con la parte central en fibra de carbono. La suspensión se ha rebajado un centímetro, las llantas son de 20 pulgadas y los frenos han incrementado su superficie de fricción. Los 40 caballos suplementarios conseguidos del V8 de 5.0 litros con respecto al XKR se han conseguido gracias a la reconfiguración del sistema de inyección y gestión electrónica y en especial al nuevo sistema de escape activo que incrementa el flujo de los gases de escape.

Este escape activo también es responsable del extraordinario sonido que ofrece el XKR-S, en especial cuando se conduce descapotado. El sonido varía completamente en función de nuestra forma de conducir. Si aceleramos de manera suave todo es dulzura y el silencio amortiguado de un poderoso V8, pero si pisamos a fondo el sonido se transforma y el rugido del XKR-S parece el de un verdadero modelo de competición, realmente estimulante. El cambio sigue siendo el mismo, el seis marcha automático con el control mediante un mando giratorio en la consola central y que también puede utilizarse con las levas de gran tamaño situadas detrás del volante.

Los muelles de la suspensión han incrementado su dureza con respecto al XKR y el esquema de amortiguadores activos limita la inclinación y el balanceo, además de ajustar la dureza en función del tipo de firme y del estilo de conducción. También se ha reducido el peso de algunos elementos de la suspensión en casi un 5% pero se mantienen los mismos tarados en el cupé y el cabrio. El DSC (Control de estabilidad), también tiene una configuración específica para este modelo, con dos modos de funcionamiento que permiten al conductor una mayor capacidad de actuación antes de que la electrónica entre en funcionamiento. También el diferencial trasero activo se ha revisado con respecto al XKR con una mejor respuesta en mitad de la curva y un aumento del par de bloqueo a la salida de los giros.

En el interior también se han hecho mejoras, con un equipamiento “a tope” y unos magníficos asientos tipo baquet, denominados Performance, con nada menos que 16 reglajes que permiten ajustarlos a la perfección al cuerpo. Todo el interior está revestido en cuero, con varias combinaciones de colores, pespuntes y acabados. El accionamiento de la capota se realiza en sólo 18 segundos, tanto para abrirla como para cerrarla y se puede realizar a una velocidad de hasta 50 km/h. Y ahora queda la parte más dura, el precio, 155.150 euros.