Peugeot-508-2018-dinamica-1
Al volante del Peugeot 508 2018: Mucho más que diseño
Richi
Ricciardo: “Ir a McLaren o Renault tiene cierto atractivo”
Sintuti
Así ha conseguido el Honda Civic Type R establecer un récord en Spa-Francorchamps
Rueda de prensa gp francia pilotos 2018 1
Las frases más destacadas de la rueda de prensa de pilotos de Francia
Porsche-911-gt2-rs-martini
Porsche rinde homenaje al “Moby Dick” original con este 911 GT2 RS Martini

DS 4 Crossback Sport 1.6 THP: Aventuras con glamour

La fiebre off road que inunda las carreteras de toda Europa llega también a la marca DS con su Crossback, un derivado del compacto 4 cuya preparación es más estética que funcional ya que carece de los elementos todoterreno previsibles, pero esconde varios ases en la manga…

No lleva 4x4 pero sí tiene disponibles unos neumáticos Michelin CrossClimate que mejoran la motricidad en superficies resbalizadas así como en nieve.

Aunque tienen previsto lanzar un todocamino medio para competir con los Honda CR-V, Nissan Qashqai o Volkswagen Tiguan, entre otros, DS ha empezado a coquetear con el segmento de moda de la mano del 4 Crossback. Y para ser su primera vez, el resultado es más que satisfactorio… aunque el coche tiene 'truco'. Sí, porque no se trata de un modelo nacido de cero como el que hacemos referencia al principio del artículo, sino que éste está basado en el 4.

Precisamente el atractivo modelo francés transforma su imagen, de forma exquisita como en la marca nos tienen acostumbrados, con paragolpes específicos a los que se han añadido unas mínimas defensas y unas protecciones plásticas sin pintar en los pasos de rueda, dos características comunes a casi cualquier crossover actual. Asimismo la altura general del vehículo es tres centímetros superior a la del 4 debido al uso de unos neumáticos con mayor perfil, con los que se intenta transmitir un poco más esa sensación de SUV que tanto furor causa entre los conductores y las conductoras.

Pero una vez acomodados en el interior, lo cierto es que el puesto de mandos es tradicional con la salvedad que estamos en un DS y lo que ello implica: un habitáculo que huele a cuero nada más acceder a él, mandos y botones repartidos por la consola y el volante que no pueden esconder su pasado Citroën o el parabrisas panorámico, una chulada para disfrutar de días de lluvia o de atardeceres de película al permitir que los parasoles independientes del conductor y el copiloto bajen y suban varios centímetros gracias a unos carriles habilitados en el techo.

Tu cara me suena

Una vez en marcha comprobamos que, a pesar de las aspiraciones con las que ha sido creado, el Crossback se desenvuelve mejor por la carretera que fuera de ella, sobre todo porque carece de sistemas como un asistente de descensos de pendientes o de tracción integral; sólo disponemos de una función del control de tracción que varía el reparto de par entre las ruedas delanteras cuando se detectan pérdidas de motricidad.

El propulsor encargado de mover al Crossback es, en esta ocasión, el gasolina 1.6 THP de 165 caballos, disponible únicamente con el acabado Sport y el cambio automático EAT6, dos motivos que hacen que el precio de esta unidad sobrepase los 30.000 euros, una cifra alta para tratarse de un compacto y que, afortunadamente, baja si se aplican los descuentos comerciales de turno y el PIVE.

El cambio cuenta con dos botones que varían las relaciones: una S más deportiva y otra que reduce el patinamiento

Como nos ocurre siempre que conducimos un coche del grupo galo con este motor, la experiencia no puede ser más gratificante. Suena bien, empuja con mucha alegría desde bajas vueltas y, encima, el gasto de carburante es más que razonable, unos seis litros y medio sin practicar una eco conducción. Aunque a decir verdad el cambio automático de seis marchas no ayuda demasiado, porque 'capa' en exceso el carácter explosivo del que siempre hace gala el 1.6 turbo. Además, echamos en falta unas levas que nos permitan manejar esta caja de convertidor de par de forma secuencial, lo que facilitaría exprimir ese lado deportivo, desaparecido por completo.

Pocos peros en definitiva para el DS 4 Crossback, un automóvil de clara puesta a punto on road, con una suspensión más bien dura, una dirección de tacto firme y una calidad de fabricación superior a la de su matriz, de la que ya es totalmente independiente… ¿o no?

Nos gusta mucho… Se trata de una versión con personalidad. Son pocos los cambios respecto a su hermano DS 4, pero suficientes para hacer del Crossback un modelo con una fuerte personalidad, creado para gustar.

Nos gusta menos… Practicidad limitada. No sólo el maletero se queda escaso para un vehículo de estas dimensiones, sino que las plazas traseras son muy pequeñas sin olvidar que no se ha solucionado el tema de las ventanillas, que siguen siendo fijas. Dos puntos a mejorar.

Precio, equipamiento y ficha técnica del DS 4 Crossback Sport 1.6 THP EAT6 165 CV