Opel-astra-facelift-009
Opel Astra 2019: Restyling a la francesa
Horarios mundial
La Fórmula 1 cambia horarios por el fútbol… ¡pero lo peor podría llegar en Austria!
Alonso le mans victoria 2018 1
Las 10 claves de la victoria de Fernando Alonso en Le Mans
Red bull honda
Red Bull y Honda, trayectorias opuestas y ahora un objetivo común
Bmw-m4-gts-extreme-011
BMW M4 GTS Extreme Aero Kit: Licencia de vuelo obtenida

Conducimos el Mercedes Clase A 2018: El primero de la lista

No parece muy distinto a su antecesor pero el cambio es mucho más radical de lo que su diseño puede hacer pensar. El nuevo Clase A tiene ahora toda la calidad, la calidad y el comportamiento de los mejores Mercedes.

Mercedes-clase-a-cto-01

Si la anterior generación sirvió para atraer a un nuevo tipo de clientela a Mercedes, mucho más joven, esta nueva entrega servirá para afianzar en la marca a esos clientes 'debutantes'. Como suele ocurrir con las marcas alemanas, el cambio estético no es radical con respecto a su antecesor, pero sí suficiente para que se aprecie. El nuevo Mercedes Clase A es solo 1,2 centímetros más largo, 1,6 más ancho y seis milímetros más alto, pero lo que sí crece es la distancia entre ejes, tres centímetros, con lo que se gana en espacio, sobre todo para los pasajeros de las plazas traseras que también tienen un mejor acceso. Por dentro también crece en todas las cotas, así como el maletero que ahora llega a los 370 litros, 29 litros más.

Pero sin duda lo más espectacular es su interior. En las fotos aparece la versión más equipada, con el gran panel de instrumentos conformado por dos pantallas de 10,5 pulgadas, una para la instrumentación, configurable por el conductor, y otra para el sistema multimedia, pero unidas bajo la misma cubierta. La versión básica consta también de dos pantallas, en este caso de siete pulgadas, pero no quedan unidas, ya que una carcasa de plástico negro las delimita y su efecto no es tan espectacular. Existe otra variante con una pantalla de siete y otra de 10,5 pulgadas, también enmarcadas por una zona negra. Por primera vez en el Clase A la pantalla del sistema multimedia es táctil pero también se puede manejar mediante un panel, también táctil, situado en la consola central y que sustituye al habitual mando giratorio. El sistema también se puede controlar por la voz de una manera fácil; con solo decir "hola Mercedes" el responde y podemos darle órdenes de forma fácil, como "tengo calor" para que baje la temperatura del climatizador, "abre el techo" para que descubra la cortina del techo solar o “quiero comer en un Burguer King” para que nos indique los más cercanos.

Otra función nueva del sistema de navegación es la realidad aumentada. Una cámara en el retrovisor interior nos muestra la imagen real de todo lo que hay delante del coche en la pantalla del sistema multimedia, cuando circulamos a baja velocidad, con indicaciones añadidas sobre la imagen, como el número de la calle, calles adyacentes y diferentes informaciones que pueden ser de interés. Los materiales, el tacto y las terminaciones del habitáculo son mucho mejores que las del anterior Clase A y las opciones disponibles hacen que el interior se convierta en todo un espectáculo. Existen tres tipos de asientos, los de serie, unos denominados confort y los deportivos con el reposacabezas integrado.

Ahora, además de calefacción, también pueden tener ventilación y múltiples combinaciones de materiales y tapicerías.

La plataforma del recién estrenado Clase A es completamente nueva y por primera vez habrá dos tipos de suspensión trasera, como ya hacen otras marcas en este segmento. La normal es una semi-independiente formada por un eje torsional y la más sofisticada es independiente de cuatro brazos. La más elaborada está reservada a los motores más potentes y las futuras versiones de tracción total 4Matic, pero en caso de pedir la opción de llanta 19 pulgadas o el sistema de amortiguación regulable se instala esta suspensión, aunque se trate de uno de los propulsores más modestos. Hay disponibles dos tipos de suspensión, la de serie en España que se denomina 'confort con altura rebajada', que deja la carrocería 1,5 centímetros más cerca del suelo que la que se ofrece de serie en Alemania, y la de amortiguadores regulables. Los ingenieros de Mercedes aseguran que se ha realizado un profundo trabajo para mejorar la rigidez de la carrocería, algo que repercute no solo en la seguridad, sino también en la comodidad, al reducir ruidos y vibraciones. En este aspecto aseguran que es mucho más silencioso que su antecesor y lo es, pero en el nuevo Clase A se sigue apreciando el sonido del motor, especialmente el Diesel, y los ruidos de rodadura, además de los aerodinámicos procedentes de lso retrovisores.

En la primera fase de lanzamiento está disponible en las versiones 200 y 180d. El primero es el gasolina de 1.3 litros y cuatro cilindros desarrollado junto con Renault que ofrece 163 caballos y un sistema de desconexión de los cilindros 2 y 3 cuando no se solicita toda su potencia. El segundo es el conocido Diesel 1.5 litros de Renault, convenientemente “retocado” por Mercedes y que ofrece 116 caballos. El Diesel se queda claramente escaso de potencia para lo que sería de esperar de un Mercedes, aunque sea el más “pequeño” y su sonido y vibración se aprecia en el interior. El gasolina es mucho más agradable, silencioso y con una respuesta contundente y más acorde con un compacto de alto nivel como el Clase A. Hemos podido probar el 200 y el 180d, en los dos casos con el cambio automático de doble embrague y siete relaciones. La comodidad de las suspensiones, la agilidad del chasis y el perfecto equilibrio conseguido en el comportamiento dinámico es muy superior al de su antecesor.

En verano llegará el 250 de 224 caballos, con tracción delantera y también con cambio automático de siete relaciones de serie.

El equipamiento tecnológico y de ayudas a la conducción puede ser realmente abundante, con elementos “tomados” directamente de los Clase E y Clase S, como el sistema de conducción semiautónoma. De serie lleva faros con tecnología led, aunque existe uno opcional más sofisticado de tipo adaptativo que ilumina la carretera de forma selectiva en función de las condiciones del tráfico. De momento solo están a la venta el 200 y el 180d, con unos precios de 33.657 y 32.700 euros, en los dos casos con cambio automático de doble embrague y siete velocidades ya incluido en el precio, ya que las cajas manuales no estarán disponibles hasta el verano. El 250 tiene un precio de 36.460 euros.