Tesla-roadster--nw
Espectacular: Así acelera el último Tesla Roadster
Sut rally australi 1558794
Neuville echa el cierre al Mundial con victoria en Australia
Audi-chiptuning-rs5
Audi RS 5 by Wheelsandmore: Superando la barrera de los 500 caballos
Do5r06hxcaawrho copy-2
Espectacular montonera en Macao: ¡16 coches accidentados!
Scg-004s-2
SCG 004S: El supercar con triple personalidad

Mercedes GLC F-Cell: La vía del hidrógeno sigue abierta

Desde Stuttgart reclaman la importancia de este combustible para lograr futuros objetivos de emisiones con este GLC F-Cell que no es un prototipo, sino un modelo preserie perfectamente ejecutable.

Mercedes-benz-glc f-cell concept-2017-1600-01

La electrificación sigue su inexorable curso y cada vez son más los fabricantes que presentan modelos de cero emisiones, sin embargo, Mercedes ha hecho lo propio en Frankfurt recuperando una fórmula que parecía haber quedado en el olvido: la pila de hidrógeno. En efecto, este Mercedes GLC F-Cell que tienes delante no es un prototipo al uso, sino un modelo preserie que reclama una mayor inversión para esta fuente de energía, que le permite ampliar el rendimiento y autonomía de su motor eléctrico notablemente sin perjudicar al medioambiente.

Este GLC F-Cell además de incorporar un motor eléctrico de 200 caballos y 350 Nm de par y una batería de tipo ión-lito con una capacidad de 13,8 kWh, aloja una compacta pila de hidrógeno bajo su capó se suministra un 40% más de energía al conjunto mecánico, todo sin restar habitabilidad ni volumen de carga y por supuesto sin emitir un gramo de CO2 a la atmósfera. Un depósito de hidrógeno con capacidad para 4,4 kilos de este combustible se ubica debajo de los asientos posteriores y permite una recarga completa en menos de tres minutos proporcionando unos 437 kilómetros de autonomía extra.

En total, este GLC F-Cell ofrece una autonomía de 486 kilómetros en ciclo NDEC y todo sin emitir ni un gramo de CO2.

La batería ‘convencional’ garantiza unos 49 kilómetros de autonomía por lo que para un uso diario, no es necesario el empleo de hidrógeno para desplazarse con este SUV. Basta con enchufarlo cada noche pero en un viaje largo, el sistema de recuperación de energía también permite recargarla en las frenadas y deceleraciones mientras que los cargadores del sistema de hidrógeno hacen lo propio pasando llenándolas por completo en una hora y media.

Esta es una de las funciones que el conductor puede seleccionar desde el display del GLC y se denomina Charge. Con este control activado el sistema mantiene las baterías cargadas, en el Batery sucede lo contrario y nos permite desplazarlos sólo con la energía de la barería mientras que los F-Cell y Hybrid gestionan el nivel de carga de ambas fuentes de alimentación.

Por dentro el GLC F-Cell muestra una calidad de acabado impecable, propia de un modelo definitivo pero luce algunos elementos inéditos como el cuadro de mandos digital, de 12,3 pulgadas o la pantalla central de 10,25 y diseño ‘flotante’. Además, el sistema multimedia permite asociar cualquier smartphone y sirve información al mismo sobre los niveles de carga de la batería y el sistema de hidrógeno así como las estaciones de servicio cercanas. Incluso, se puede activar la climatización del vehículo a distancia. Ahora sólo falta explotar las posibilidades de este combustible.