Ford-edge-nieve-01
Conducimos el Ford Edge 2019: Cuando el lujo no depende de una marca
Podium portada
Balance de la era híbrida en F1: 5 años, 100 carreras, y poca variedad
Audi etron gt concept video
E-Tron GT Concept: Todo sobre el próximo rival del Tesla Model S en vídeo
Carlos-sainz-test
Sainz asume la responsabilidad en McLaren para 2019
Kia-e-niro-dinamica-03
Probamos el Kia e-Niro: Seguramente, el eléctrico que esperabas

Prueba: Alfa Romeo Giulietta 2.0 JTDm 170 CV

El Alfa Giulietta JTDm 170 caballos es un compacto muy recomendable y en muchos aspectos la referencia de la categoría: consumo, prestaciones, espacio… para justificar este Alfa Romeo, no hay que recurrir al corazón.

Para quienes lo quieren todo. El Alfa Romeo Giulietta JTDM 170 CV corre mucho y bien, gasta poco y además es amplio y cómodo.

Atrás quedan los tiempos en los que comprar un Alfa suponía sacrificar aspiraciones prácticas para disfrutar de sus encantos. El Giulietta eleva el listón hasta situarlo en la órbita de los rivales más sólidos de la categoría, destacando tanto por diseño y comportamiento como por habitabilidad y acabados. Un Alfa se compra con el corazón, pero además el Giulietta es muy fácil de justificar con argumentos racionales.

Motor: anda mucho, gasta poco
Empezaremos no obstante hablando de su motor, porque al fin y al cabo es un Alfa y no es cosa de comenzar por el final. La conocida mecánica JTDM de dos litros lleva años demostrando sobradamente su fiabilidad y también sus ventajas, con tecnología common rail de alta presión y ahora también con filtro ERG para eliminar el hollín generado por los motores diesel. Más allá de beneficios ecológicos, lo que destaca en su uso es que resulta muy suave, silencioso -en caliente- y progresivo en la entrega de fuerza, además de potente en toda la franja de revoluciones. Arranca con fuerza pero sin brusquedades y si se pisa el acelerador con decisión entra en juego la función “overboost” que incrementa el par durante unos segundos, para facilitar adelantamientos y cambios de ritmo.
   
Tanta potencia y buen par se acompañan de unas bajas cifras de consumo. En ciudad no llegamos a ver siete litros ni adrede. En carretera -incluyendo algo de ciudad, con motivo de la prueba en la que comprobamos si merecían la pena o no los consejos de conducción de la DGT, que por cierto ya han dejado de difundir (ver reportaje)-  se llegó a conformar con 4,3 litros, aunque a ritmos algo más desahogados en nuestra ruta de pruebas el ordenador de viaje indicaba una media de 5,7 litros, que habida cuenta del tipo de trazado y conducción me parecieron pocos.

Alfa Romeo Giulietta JTDM 170 CVDispone de sistema Stop/Start y funciona bastante bien. Para sin vibraciones, vuelve a arrancar en un tiempo razonablemente rápido y mantiene tanto la ventilación como la servodirección, al ser eléctrica. Eso sí, hay algunas cosas de  este sistema que no acaban de convencer. Ni a mí, ni a muchos colegas con los que hablo de ello: con bastante frecuencia decide no activarse sin motivo aparente; pero sin embargo, al llegar a un semáforo después de dos horas de autopista, se detiene sin remordimientos… a pesar de que seguramente no le hiciera nada de gracia al turbocompresor. No pasa sólo en este coche, es algo que los sistemas stop/start deberían tener programado pero no es así, por lo que aconsejamos a nuestros lectores que desactiven el sistema (todos incorporan un botón en el salpicadero) cuando circulen por carretera, por el bien del motor. Una vez en ciudad parece bastante menos peligroso.

El apartado de la transmisión, en concreto el accionamiento del cambio de marchas, pone la nota discordante. Tiene un accionamiento lento e impreciso y el grueso pomo de aluminio que corona la palanca es bonito, pero contribuye a incomodar todavía más su uso. La primera rasca en frío y, si no se hacen los cambios “de libro”, es fácil que alguna marcha se resista. Las relaciones de cambio son bastante largas, pero gracias a su excelente entrega de par a cualquier régimen el motor puede con ellas y en definitiva contribuyen a lograr esos consumos ajustados.

Interior: buen gusto y buen espacio
Además de un buen cuidado de los detalles, el Giulietta destaca por tener una habitabilidad muy capaz. Tanto en las plazas delanteras como en las traseras resulta de lo mejor de su categoría en todos los sentidos; anchura, altura y espacio para las piernas. Los asientos delanteros, no obstante, son cómodos para desplazamientos interurbanos pero en viajes largos la banqueta queda un poco corta y si se aprieta el ritmo en una zona de curvas se comprueba que no son los mejores sujetando el cuerpo. La calidad de los acabados es muy buena, lo mismo que el diseño del salpicadero.
Alfa Romeo Giulietta JTDM 170 CV
Pero siempre se pueden encontrar algunas pegas: hay bastantes huecos para guardar objetos, pero todos son pequeños. Se echa en falta más capacidad en la guantera y algún espacio adicional de buen tamaño a mano del conductor. El sistema multimedia no es tan completo como cabe esperar. Su funcionamiento incluye manejo por voz, pero el sistema “Blue&Me” de origen Fiat ya está por detrás de lo que ofrecen los rivales más modernos de la categoría. Para reproducir música procedente de fuentes externas cuenta con conexión USB y toma minijack.

El maletero del Alfa Giulietta es bueno y aprovechable, con una capacidad en la media de la categoría, aunque la boca de carga es un poco alta.

Comportamiento: muy equilibrado
Las suspensiones tienen un tarado muy equilibrado entre comodidad y sujeción. No es duro, de hecho es más blando de amortiguador que la mayoría de sus rivales, pero mantiene muy bien y con precisión el apoyo de la carrocería en curva, ofreciendo a cambio una comodidad en el uso cotidiano poco habitual. También los frenos funcionan realmente bien. Los discos delanetros de gran diámetro (305 mm.) no se fatigan, tienen buen tacto y son potentes. La dirección por su parte es precisa y comunicativa.

El Giulietta es el mejor compacto creado por Alfa Romeo

El despliegue de aplicaciones electrónicas orientadas al comportamiento dinámico incluidas en el Alfa Giulietta se traducen en claros beneficios sobre la marcha: el sistema de control activo de la dirección (DST) adapta la dureza en función del ritmo y corrige incluso las reacciones que llegan al volante a causa del subviraje sobre firmes de baja adherencia; además dispone de programa autoblocanteelectrónico, (Electronic Q2), que si bien carece de la mejora de tracción que otorga el diferencial autoblocante mecánico ofrece ventajas similares en lo que se refiere a evitar el subviraje y mejorar la agilidad al salir de las curvas.

Alfa Romeo Giulietta JTDM 170 CVLa forma en que todos estos programas se manifiestan puede cambiarse a voluntad del conductor mediante la palanca DNA. Este mando situado en la consola central tiene tres posiciones. D: Dynamic, N: Normal y A: All weather. La posición con la que se arranca el coche por defecto es la Normal y en ella todos los parámetros controlados por el sistema tienen una puesta a punto equilibrada, indicada para todo uso: la dirección es blanda en ciudad y se endurece cuando aumenta la velocidad, el motor es suave pero tiene fuerza y potencia cuando se acelera con decisión aunque busca por defecto el rendimiento más eficiente en materia de consumos. Todo cambia si se selecciona el modo Dynamic. El control de estabilidad se vuelve menos intrusivo, en los frenos se activa la función “Pre-Fill” que interpreta la velocidad con que se pisa el pedal y amplifica la presión en caso necesario, y la dirección se endurece notablemente. Por supuesto, también se modifica la gestión del motor, incrementando el par máximo hasta los 375 Nm. En modo All Weather la sensación es inversa; el motor parece dulcificar la respuesta y el control de estabilidad se reprograma para actuar con más decisión en caso de de pérdidas de adherencia. Es como tener tres coches en uno.

Un compacto a tener muy en cuenta
Definitivamente, con el Giulietta, Alfa Romeo da más que nunca en el centro de la diana. Quizá sea el compacto más equilibrado de la historia de la marca, y al mismo tiempo sigue manteniendo el carácter particular que le imprime una marcada personalidad. Es un Alfa por imagen y prestaciones, pero quien se decida por él en vez de optar por una opción más discreta de otra marca, no tendrá que sacrificar el lado práctico de su nuevo coche. Los consumos lo hacen recomendable para quien haga muchos kilómetros (y los intervalos de mantenimiento de 35.000 kilómetros entre revisiones), la habitabilidad es de lo mejor de la categoría y la relación precio-equipamiento también juega a su favor.