Sx koenigsegg 7143 record agera rs nevada
¿Cómo se pinta un Koenigsegg? Te desvelamos un proceso de hasta 1.200 horas
Sut italian grand  1668828
Monza y Silverstone, en duda más allá de 2019
Collage famosos-2
Todos estos famosos han pilotado coches de carreras y aquí tienes la prueba
D05brn1638
Ecclestone, más leña al fuego: “Esto nunca hubiese sucedido en una Ferrari con Schumacher”
Concepts-retro
Los 8 prototipos retro que plantean una pregunta: ¿Vuelven los 70?

RUF SCR 2018: Adiós Porsche, hola Ruf

Durante toda su trayectoria siempre se han caracterizado por utilizar como base modelos procedentes de la firma de Stuttgart pero esta vez ha sido diferente y lo que tenemos delante es el primer modelo 100% Ruf.

Ruf-scr-2018-1

Cualquier entusiasta de las cuatro ruedas que sienta admiración por Porsche, en especial por el 911, inmediatamente reconocerá las siglas del especialista alemán Ruf. Sus modelos toman prestada la base de los de Stuttgart, pero desarrollan una personalidad única tanto en la parte estética como en la mecánica, con mejoras de alto rendimiento.

Sin embargo, en el Salón de Ginebra hemos sido testigos de un hecho insólito con la presentación del Ruf SCR 2018, un ejemplar construido desde cero por Ruf y que no toma ninguna pieza prestada de Porsche. Algo difícil de creer cuando vemos que su aspecto exterior, prácticamente idéntico a un 911 clásico, con pequeñas diferencias que se presentan en unos paragolpes rediseñados con nuevas tomas de aire y unas llantas de 20 pulgadas. 

Pero si dejamos a un lado su diseño, lo realmente importante y diferenciador de este modelo se encuentra bajo su carrocería. Esta ha sido fabricada en fibra de carbono, como también lo hace un chasis monocasco muy ligero que permite al SCR frenar la báscula en apenas 1.250 kilos. Además, cuenta con una jaula antivuelco integrada en el chasis y con una configuración de suspensión propia de un vehículo de competición al recurrir a un esquema push-rod, sin olvidar un equipo de frenos carbocerámicos de seis pistones delante y cuatro detrás.

Otro de los principales argumentos de este coche es su propulsor que aunque por construcción se pueda pensar que llega procedente de un 911, tiene su origen Ruf. Hablamos de un bloque de seis cilindros bóxer con 4.0 litros de capacidad y una potencia de 510 caballos a 8.270 revoluciones con un par máximo de 470 Nm. Es atmosférico y transmite toda su energía a las ruedas traseras a través de una caja de cambios manual de seis relaciones.

Las cifras de aceleración no han trascendido pero sí lo ha hecho su velocidad punta, fijada en 320 km/h. La idea del fabricante es producir 15 ejemplares al año a partir de 2019, con un precio que partirá de los 650.000 euros en Alemania, estando homologado en todo el continente europeo.