Video-mecanico
Andre Wattebled, el mecánico ‘viral’, justifica así los retrasos en las reparaciones de coches
Briatore
Briatore: “No entiendo cómo en la F1 no hay sitio para un piloto con el talento de Alonso”
Audi-e-tron-001
Audi e-Tron quattro: Todo sobre el SUV 100% eléctrico
Schumi
Michael Schumacher será trasladado a una nueva casa en Mallorca
Un conductor hace ‘pleno’ en el test de drogas y alcoholemia

Toyota GT86 Tributo Le Mans: Calentando motores para la gran cita

La cuenta atrás para la 86ª edición de las 24 Horas de Le Mans ha comenzado y los grandes favoritos a la victoria absoluta, Toyota, ya calientan motores con estos GT86 vestidos para la ocasión.

Toyota-gt86-inspirados-en-le-mans-1

La semana de las 24 Horas de Le Mans 2018 ha comenzado y se nota que estas fechas están marcadas en rojo en el calendario de Toyota porque hoy la marca nipona nos ha presentado estos GT86 con decoraciones especiales, inspiradas en sus bólidos más legendarios de esta competición.

Los Toyota GT86 Tributo Le Mans rinden homenaje a los TS010 de 1992, TS020 de 1998 y TS050 Hybrid de 2016, decorados en los colores azul, rojo y blanco, respectivamente. Los tres presentan un aspecto inmejorable aunque tristemente, se trata de meros showcars y por tanto, no estarán disponibles en ningún mercado.

En cualquier caso, suponen una excusa perfecta para recordar algunos de los bólidos antecesores del Toyota TS050 Hybrid que pilotará Fernando Alonso en esta edición. El primero, TS010, equipaba un motor V10 de 3.5 litros y 700 caballos de potencia y su decoración en color azul estaba marcada por el patrocinio de Casio. 

El siguiente, de 1998, es el popularmente conocido como GT-One que participó en la categoría GT1 es el único que cuenta con una versión homologada para carretera. Montaba un V8 de 610 caballos y alcanzaba velocidades de hasta 380 km/h pero aunque fue diseñado para ganar y levantó mucha expectación, no logró su objetivo.

El último de los tres modelos elegidos no es otro que el TS050 Hybrid de 2016, el primero que asoció un V6 2.4 biturbo de inyección directa a una unidad eléctrica para alcanzar los 500 CV de potencia y el Toyota que más cerca estuvo de la victoria absoluta en las 24 Horas de Le Mans. Quizá ahora su sucesor, de idéntico nombre, lo consiga.