venta coches
¿Es legal prohibir la venta de coches de combustión en 2040? La UE tiene dudas
Sophia forsch portada
Conoce a Sophia Florsch
Accidente baja
Se libra por centímetros de chocar de frente contra un coche particular en la Baja 1.000
Tatiana formula e
El test femenino de la Fórmula E ya conoce a sus integrantes
V.electrico fondo alta rgb 2017
Un punto de carga cada 100 km: Llega ‘el plan más ambicioso para la movilidad eléctrica’

Operación Salida DGT: 10 puntos clave para cuidar tu coche… y evitar problemas

Neumáticos, batería, dirección, frenos, amortiguadores, documentación... son muchas las cosas relacionadas con tu coche que es recomendable tener controladas para evitar problemas imprevistos. Aquí tienen unos prácticos consejos para mantener tu vehículo perfectamente a punto. 

Mantenimiento-coche-dgt

Tener el coche a punto es sinónimo de seguridad y muchas veces también de economía dado que un mantenimiento adecuado a la larga es una inversión, aunque suene a tópico y más en estas fechas ante la llegada de la Semana Santa. En este caso es la propia DGT quien nos ofrece una serie de consejos divididos en 10 apartados para mantener el coche en un estado perfecto.

1.- Neumáticos: Hay que atender al desgaste. Para medirlo lo más fácil es utilizar una moneda de 1 euro. Colócala en el dibujo del neumático y si la banda exterior dorada sobresale es que es tiempo de cambiarlo. El propio neumático del coche tiene testigos de desgaste que nos ayudarán en esta labor. También hay que comprobar que este sea uniforme, dado que si es irregular da pistas de posibles deficiencias así como daños en los flancos y laterales. Hay que vigilar que no presenten deformaciones, cortes, pellizcos, etc.   

También es importante la presión, que se debe medir en frío y tener en cuenta la recomendación del fabricante. Otro elemento importante es el tapón de la rueda. Es recomendable llevarlo siempre dado que asegura que se produzcan posibles fugas de aire.

Comentario aparte merece la rueda de repuesto que puede ser de las denominada de galleta, en cuyo caso la velocidad máxima está limitada –suele ser a 80 kilómetros/hora– y también los kilómetros, o similar a las que monta el vehículo de serie.  

2.- Amortiguadores: Para confirmar que no están en buen estado hay que permanecer antentos por si tienen ruidos no habituales o existen fugas de líquido. También si se deslumbra a otros conductores o si el vehículo tiende a hundirse en la parte delantera en la frenada. 

Si se producen movimientos laterales con viento también puede ser sinónimo de que no están en buen estado. Al igual que si los neumáticos tienen un desgaste irregular o si al pasar por un badén el coche rebota más de lo habitual. 

3.- Frenos: Es necesario revisar las pastillas y estar atento al cuadro de instrumentos por si se ilumina el testigo de aviso. También hay que prestar atención al freno de estacionamiento que tiende a destensarse, sobre todo en los vehículos más antiguos en los que funciona por cable. En los nuevos es electrónico.   

La presión de los neumáticos se debe medir en frío y tener en cuenta la recomendación del fabricante. 

4.- Dirección: No debe tener holguras, ruidos o vibraciones. Debe funcionar de forma suave y precisa. Para mantener su duración hay que evitar los golpes con los bordillos, por ejemplo los que se producen al aparcar.   

5.- Alumbrado y señalización: Hay que tener en cuenta el plazo que recomienda el fabricante para cambiar las lámparas. Se deben sustituir las dos, dado que su utilización es simétrica en la mayoría de los casos. También se deben mantener limpias las óptica de los faros, pilotos y reflectantes

6.- Climatización: Hay que revisar las rejillas del aire acondicionado y comprobar que el aire sale con suficiente presión de todas las aberturas. Este sistema lleva un filtro que es necesario revisar, sobre todo si huele extraño o si ha disminuido el caudal, dado que puede estar taponado y perjudicar así el funcionamiento del motor, que también se debe revisar. Para ello, la forma más fácil es activando la calefacción. Si sale un flujo de aire débil al estar encendida podría estar dañado. 

7.- Parabrisas y limpiaparabrisas: Un correcto mantenimiento de la luna contribuye a la eficacia del airbag. Las escobillas también son importantes porque su mal estado reduce la visibilidad. Para que duren más es recomendable limpiarlas con un detergente y esponja para eliminar restos de grasa e insectos. También es reocmendable utilizar un líquido específico para rellenar el recipiente del lavaparabrisas.    

8.- Aceite y filtros: Es aconsejable controlar de forma periódica el nivel y su estado. Se debe cambiar según la recomendación del fabricante dado que el aceite ayuda a mantener limpio el motor porque arrastra las impurezas. Mantener una buena lubricación retrasa la aparición de averías. 

En cuanto al filtro, dado que su función es mantener el aceite libre de impurezas y proporcionar una mayor duración, es recomendable cambiarlo a la vez que el fluido.  

9.- Batería: Hoy día la mayoría no necesitan reponer líquido, son sin mantenimiento. Es recomendable apagar luces, radio, y cualquier dispositivo y sistema de climatización cuando estacionemos el vehículo y evitar accionar el motor de arranque durante mucho tiempo seguido. 

10.- Documentación y matrícula del vehículo: Es obligatorio llevar el permiso de circulación en el que figuran los datos técnicos y los del propietario –o bien una autorización de la Jefatura de Tráfico–. También la tarjeta con la ITV en vigor y la pegatina correspondiente visible en la luna delantera. 

En cuando a la matrícula se debe verificar que las placas no tienen obstáculos que impidan o dificulten su lectura e identificación y que no estén deterioradas o manipuladas. También es necesario revisar la luz del alumbrado de la placa.