Boxster s argentina
Aparca su Porsche en un paso de peatones, le ocurre esto y así reacciona su conductor
Gettyimages-1052612612
Vettel explica que han tenido que volver al coche de hace tres meses
Skoda-fabia combi scoutline-2019-1600-01
Skoda Fabia Combi Scout: Aventura en familia
Sut japanese grand 1542616
Las cuentas de Hamilton para ser campeón en México
Autopistas estudio
El uso del carril izquierdo, los intermitentes y otros ‘pecados’ de la circulación en autopista

El Bentley Mulsanne que se transformó en un coupé realmente único

Los especialistas de Mcchip-Dkr no se habían enfrentado a nada similar. Por orden de su propietario, tenían que convertir la gran berlina de la B alada en un poderoso coupé y simplemente, lo han hecho.

Bentley-mulsanne-cortado-01

Sólo hay un puñado de especialistas en todo el mundo que se atrevan con modificaciones realmente extremas pero cuando el objeto de las mismas es un Bentley Mulsanne el número se reduce drásticamente. Recoger un encargo de estas características es asumir una gran responsabilidad pero los chicos de Mcchip-Dkr lo hicieron y éste es el resultado.

Recibieron un Mulsanne de color negro metalizado valorado en unos 370.000 euros y no dudaron en cortar su techo, retirar sus puertas laterales y modificar su maletero para adoptar unos pilares C nuevos y más alargados, diseñados mediante tecnología 3D al igual que las nuevas puertas que han obligado a retrasar los pilares B y también a realizar unos nuevos paneles laterales, todo en aluminio.

El interior también tuvo que ser rediseñado para ofrecer un espacio con el nivel de lujo y espacio que sus cuatro ocupantes se esperan en un modelo de esta marca. Sin duda, el plan les salió a las mil maravillas y el resultado final es lo más próximo a un Bentley Brooklands moderno, un lujoso coupé de más de 5,5 metros de largo con estilo clásico y un nivel de refinamiento apabullante.

Por otro lado, ya puestos, los chicos de Mcchip-Dkr no dudaron en meterle mano al motor V8 turbo de 6.7 litros haciendo lo que mejor saben, modificar su gestión electrónica para que pase de los 513 a unos más que respetables 600 caballos, lo que lo convierte definitivamente en el Mulsanne más deportivo de la saga, superior incluso al Speed que se conforma con 537 CV. Sí, todavía le quedan unos cuantos ajustes para lucir impoluto pero sabrán rematarlo. ¡Qué duda cabe!