Ford-edge-nieve-01
Conducimos el Ford Edge 2019: Cuando el lujo no depende de una marca
Podium portada
Balance de la era híbrida en F1: 5 años, 100 carreras, y poca variedad
Audi etron gt concept video
E-Tron GT Concept: Todo sobre el próximo rival del Tesla Model S en vídeo
Carlos-sainz-test
Sainz asume la responsabilidad en McLaren para 2019
Kia-e-niro-dinamica-03
Probamos el Kia e-Niro: Seguramente, el eléctrico que esperabas

BMW M4 by Manhart: Marcando territorio

Se llama MH4 550 y con él llega el último trabajo realizado por este especialista alemán. Recibe mejoras tanto en el aspecto visual como en el mecánico, aumentando notablemente su rendimiento e intensificando su carácter.

Manhart-mh4-550

Si nos tuviéramos que decantar por el fabricante favorito del preparador Manhart, tendríamos que decir que, debido a sus últimos trabajos, la balanza se inclina hacia el lado de BMW. Algunos modelos que han pasado por sus manos son el M2, el M5, y el X6.

Nos centraremos en el BMW M4 debido al éxito y fama que atesora entre las principales compañías del mundillo aftermarket, pasando por las manos de Hamann, Dahler o G-Power, entre otros. En esta ocasión ve modificada su imagen con algunos elementos procedentes del departamento M Performance y otros de cosecha propia como el capó de carbono. El blanco se apodera del conjunto y el color rojo se hace presente tanto en las llantas como en la franja que atraviesa su carrocería, sin olvidar el enorme alerón y los faldones laterales.

Su presencia se torna más agresiva y los elementos fabricados en carbonos cobran mucho protagonismo. En este sentido, destacan un spoiler frontal y un difusor trasero en un acabado brillante, la carcasa de los retrovisores y el mencionado alerón. El interior, por su parte, recibe un toque extra de deportividad con la llegada de unos asientos Recaro y una jaula antivuelco pintados de rojo, mientras que elimina las butacas traseras. El volante procede de M Performance y aparecen unos indicadores Awron dispuestos a ofrecer información vital al conductor.

En lo mecánico también encontramos cambios importantes que ayudarán a la hora de digerir toda la potencia ofrecida por el propulsor de 3.0 litros y seis cilindros en línea. Este, gracias a un nuevo sistema de admisión y alguna que otra mejora electrónica consigue una potencia de 550 caballos y 820 Nm de par máximo. Además, el escape se vuelve más sonoro debido a un silenciador y una downpipe de nueva factura.

Como no podía ser de otra forma la suspensión se ha tenido que adaptar a estos cambios y ahora aparecen unas KW de tres vías que reducen la altura del M4. Su rigidez aumenta y con ello mejora el paso por curva del coupé alemán. El precio de este trabajo no ha trascendido.