Mercedes-benz-eqc-2020-1600-5c
Estos son los 10 vehículos eléctricos con mayor autonomía
1017575160-sut-20190628-ms2 3835
Alfa Romeo se pone nuevo objetivo: Competir con McLaren
911 rsr 2019 t
Porsche 911 RSR 2019: el campeón del mundo de Resistencia renueva su arma
Sainz-mclaren-m8d-goodwood-okp
Carlos Sainz cambia el F1 por el impresionante McLaren M8D en Goodwood
Extreme-e-odyssey-21
Extreme E revela su espectacular SUV off-road eléctrico

El ‘burnout’ de este Chevrolet Corvette Z06 no termina como su conductor esperaba

El deportivo norteamericano esconde un enorme potencial bajo su capó y la precaución nunca es suficiente a la hora de manejar bestias de este tipo, siendo el mejor ejemplo de ello esta escena que ha terminado en un bochornoso accidente.

Corvette-z06-burnout-2019

Nunca resulta fácil ponerse a los mandos de un automóvil que supera los 600 caballos, ya sea porque son difíciles de encontrar y su precio no está al alcance de cualquiera, o porque una vez conseguido es bastante complicado no ser tentado por ese acelerador que te pide que le pises hasta el fondo. Normalmente los casos que solemos ver por Internet suelen corresponderse con los segundos, dejándonos con las típicas escenas que todos conocemos.

Si hace pocos días te mostrábamos las consecuencias de conducir un Porsche Cayman con bastante entusiasmo por una calle pública, ahora le ha tocado el turno a un vehículo mucho más potente –y caro– como lo es el Chevrolet Corvette Z06. Desconocemos el lugar donde se ha producido el episodio, aunque lo más importante es contemplar lo que ha ocurrido con el deportivo norteamericano en un intento por parte de su conductor de alentar a las masas y quedarse como el guapo de la película. 

Tal y como podemos apreciar en el vídeo, todo comienza con una espectacular quemada de neumáticos y un sonido estremecedor con el que los allí presentes parecen estar disfrutando, pero todo da un giro de 180 grados cuando ese propulsor sobrealimentado de 6.2 litros deja de dar escándalo y comienzan a escucharse unos breves gruñidos como si algo hubiese ocurrido. Efectivamente, así fue. Entendemos que un intento por seguir alardeando de su coche, el conductor perdió el control del mismo y acabó saliéndose de la carretera hasta verse detenido por una zanga.

Su reputación había quedado por los suelos y para tratar de salvar la situación intentó devolver a la bestia de ocho cilindros a su lugar natural, es decir, el asfalto, para lo cual tuvo que atravesar una zona de hierba, con bastantes irregularidades, bordillo incluido. Como puedes imaginar la reducida altura del coche jugó un papel fundamental y los crujidos de esa parte inferior luchando por salir de la situación no son nada agradables, aunque finalmente este conductor consiguió su objetivo.

Por último, cabe recordar que este automóvil cuenta con un propulsor V8 de 6.2 litros sobrealimentado que es capaz de desarrollar la friolera de 650 caballos (C7.R) y un par máximo de 880 Nm. Toda esa energía se trasmite a las ruedas traseras a través de una caja de cambios de siete velocidades, consiguiendo alcanzar los 100 km/h en menos de 3,5 segundos. En definitiva, una bestia de la carretera con la que no conviene hacer tonterías.