V.electrico fondo alta rgb 2017
Un punto de carga cada 100 km: Llega ‘el plan más ambicioso para la movilidad eléctrica’
G 002
Ha llegado la hora de replantearse las ‘bananas’ disuasorias
Prius-m61-vulcan
Alguien ha decidido convertir a este Prius en todo un carro de combate
Sophia florsch
Sophia Florsch completa su cirugía sin complicaciones
Accidente baja
Se libra por centímetros de chocar de frente contra un coche particular en la Baja 1.000

Coche eléctrico: Compra, mantenimiento y uso ¿realmente merece la pena?

¿Cuánto cuesta realmente comprar, mantener y utilizar un coche eléctrico? ¿y si lo comparamos con uno de combustión? Todos los detalles los tienes a continuación en este completo informe.  

Coche-electrico1

El vehículo eléctrico y su potencial del crecimiento, así se llama este completo estudio del RACC, el Real Automóvil Club de Cataluña que aporta multitud de datos sobre el vehículo eléctrico y que analizaremos a continuación para comprobar cuándo es rentable tener uno. El informe comprueba el coste de la compra del vehículo, su mantenimiento y utilización en relación con los vehículos tradicionales. 

En primer lugar hay que señalar que el vehículo eléctrico tiene una importancia aún residual en el mercado porque solo representa el 0,6% del total –datos de 2017–, si bien sus ventas se han triplicado con respecto a 2015. Mucho de este incremento se debe a las poliíticas restrictivas a la circulación impuestas por algunos ayuntamientos de las grandes ciudades con respecto a los vehículos diésel. 

Según el RACC, el vehículo eléctrico puede suponer un ahorro de hasta 29.000 euros en 8 años para un conductor que realice 25.000 kilómetros al año. 

Ante esta situación, para impulsar la llamada movilidad eléctrica desde el RACC señalan que es necesario ampliar la red de puntos de carga hasta un mínimo de 20 por cada 100.000 habitantes. También se apunta a que los eléctricos queden exentos de pagar peajes, como por ejemplo ya ocurre en algunos en Cataluña, y se institucionalicen las ayudas económicas. 

El estudio del RACC señala que si bien los eléctricos son más caros que los convencionales la diferencia de precio se puede compensar a lo largo de los años gracias al menor coste en carburante –electricidad–, mantenimiento, impuestos y otros gastos como pueden ser los peajes y los aparcamientos. 

¿Vehículo eléctrico o con motor de combustión?
Según el RACC el vehículo eléctrico puede suponer un ahorro de hasta 29.000 euros en 8 años para un conductor que realice 25.000 kilómetros al año, en comparación con los gastos de un vehículo grande de gasolina equivalente. Si por el contrario es un conductor que recorre pocos kilómetros al año las ayudas al Plan Movalt –hasta 5.500 euros– son determinantes. Por ejemplo, el ahorro es de 6.900 euros si se compara un electrico con un diésel pequeño que haga 10.000 km al año y al que se dé una vída útil de solo 4 años. 

Este gasto debe compensar el precio inicial más elevado de los eléctricos, que puede ser un 50% superior al de sus homólogos. 

En cuanto al consumo de carburante –electricidad– como se aprecia en el cuadro inferior, el coste de hacer 100 kilómetros en un vehículo eléctrico en España es entre 2 y 4 veces más económico que hacerlo con uno de combustión. Estas son las cifras concretas. 

A esto se añade que el mantenimiento de un vehículo eléctrico cuesta alrededor de un 30% menos que el de uno de carburante. El seguro también es más barato, en concreto el ahorro oscila entre un 5 y un 10% anual, y en muchas ciudades el aparcamiento es gratuito. También lo es el impuesto de matriculación y en la mayoría de los municipios tienen una bonificación del 75% en el de circulacón.