Tesla-dog-mode
Tesla lanza un “Dog Mode” para que dejar a tu mascota dentro del coche no sea un problema
Presentacion ferrari 2019 1
Ferrari muestra el SF90: la esperanza de Maranello para el asalto al título
Kia-soul-ev
Kia Soul EV: 391 km de autonomía para el crossover eléctrico
Alfa romeo racing colllage
El nuevo Alfa Romeo Racing de 2019, al detalle
Ford dagenham boris johnson
Ford amenaza con mover toda su producción del Reino Unido por el Brexit

Así de surrealista fue la colisión sufrida por este Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse

Conducir un coche de la talla del Veyron no implica que tus aptitudes al volante sean las mejores y la mejor prueba de ello la tenemos con una colisión de lo más embarazoso posible. Afortunadamente, nadie resultó herido.

Sin titulo

A lo largo del planeta podemos decir que existen una serie de vehículos cuyas especificaciones y precio hacen que tu estatus social suba de inmediato y te sitúes en la élite de los más ricos. Uno de esos modelos es el Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse.

Hablamos de un ejemplar al alcance de muy pocos, con un motor de 16 cilindros y 1.200 caballos, un par máximo de 1.500 Nm, chasis monocasco y un récord mundial de velocidad conseguido en el 2013 al alcanzar nada menos que 404,84 km/h. Todo esto es muy bonito y se presupone que la persona llamada a disfrutar de esta maravilla durante años estará a la altura de las circunstancias.

Sin embargo, existen algunos propietarios que no lo están y el mejor ejemplo de ello nos llega a través de un documento que nos acercan nuestros compañeros de R&T. En él, podemos ver un Veyron Vitesse dispuesto a enfrentarse en un duelo de aceleración a un Lamborghini con una pintura de camuflaje. La carrera empieza y el hypercar empieza a coger velocidad, tanta que alcanza los 334 km/h con facilidad, por lo que reducir y volver a la línea de salida se antoja una tarea relativamente fácil.

Pero la sorpresa llega cuando el conductor del Bugatti se dispone a disminuir la marcha de una forma un tanto extraña y surrealista. Influenciado quizás por la falta de puntos de referencia, el Veyron se acerca peligrosamente a una serie de protecciones de color azul y blanco sin intenciones de modificar su dirección. Y de repente sucede lo peor, pues en apenas unos segundos vemos como el vehículo impacta contra las barreras, enviando agua y plástico a todas partes.

Lo mejor será que veas el vídeo y juzgues por ti mismo, por motivos de privacidad te dirigimos al enlace de YouTube.