Suzuki-jimny-2019-1600-01
Suzuki Jimny 2019: Mismo concepto, nueva genética
Redbull
Oficial: Red Bull llevará motores Honda las próximas dos temporadas
Collage le mans 2018-2
Las mejores imágenes de las 24 horas de Le Mans
Fittipaldi
Fittipaldi: “Me encanta Hamilton, pero Fernando es el mejor”
Nissan-gtr-police-japan-01
El Nissan GT-R de la policía japonesa es el nuevo supercar al servicio de la ley

Cómo conducir en caso de incendio: 5 consejos que pueden ser vitales

Como cada verano los incendios forestales ponen en jaque a los equipos de extinción de nuestro país y suponen un riesgo serio para las personas que a menudo, se los encuentran al volante. La pregunta es: ¿qué podemos hacer en esta situación?

Incendio-forestal-portada

Desde el pasado 1 de junio y hasta el 1 de noviembre, la península ibérica se encuentra en el periodo de máximo riesgo de incendios forestales, una lacra que desgraciadamente nos acompaña cada verano y que en este 2017 ya se ha cobrado más de 60 víctimas mortales, la mayoría en Portugal, nuestro país vecino.

Además, cada vez es más frecuente la difusión de imágenes aterradoras del monte envuelto en llamas, grabadas desde los automóviles que lo atraviesan por carretera y no por casualidad. El Ministerio del Medio Ambiente recuerda que el 3% de los fuegos son originados por colillas mal apagadas que lanzan los conductores al campo, una acción que por cierto, está penada con 200 euros de multa y la retirada de cuatro puntos del carné de conducir.

Con una conducta responsable al volante, los conductores tenemos que contribuir a evitar los incendios, evitando lanzar desde el coche cualquier objeto, especialmente si éstos son acristalados, pues también pueden prender el monte a causa del efecto lupa. Incluso, el contacto del tubo de escape con matorrales secos algo que sucede a veces al estacionar, puede hacer saltar la chispa. Una vez tomadas estas precauciones, si causamos nosotros el fuego o si vemos a otro conductor hacerlo, lo primero que hay que hacer es ponerse en contacto con el teléfono de emergencia 112 o con el 062 de la Guardia Civil indicándoles nuestra ubicación y la dirección que ha tomado el fuego. Pero en los casos más extremos, cuando nos encontramos conduciendo a sólo unos metros de las llamas, ¿qué tenemos que hacer?

1.- Mantener la calma, informarse y no realizar maniobras bruscas. Lo primero que hemos de hacer en una situación como ésta es ponernos en contacto con los servicios de emergencia, ellos se encargarán de informarnos si la carretera por la que circulamos es transitable o si no debemos circular por ella. En caso de no podamos hacerlo y la carretera sea de doble sentido tomaremos las precauciones necesarias para dar la vuelta con seguridad, indicando la maniobra y ejecutándola con seguridad. En una autovía, buscaremos una zona habilitada para cambiar el sentido de la marcha y si no la encontramos, nos detendremos por completo.   

2.- Encender el alumbrado, advertir a los demás conductores. En caso de que la carretera sea transitable, continuaremos nuestro camino extremando las precauciones y encendiendo el alumbrado para ser vistos por el resto de los conductores. En unas condiciones lumínicas tan especiales, el resplandor dificulta la visibilidad tanto o más que la escasez de luz.

3.- Reducir la velocidad y mantener la distancia de seguridad. Como causa del citado resplandor tomaremos otras medidas habituales para conducir en condiciones de escasa visibilidad como son reducir la velocidad y por supuesto, mantener la distancia de seguridad, ampliándola unos metros en los momentos en que nuestra perspectiva empeore.

4.- Seguir las instrucciones de los policías y bomberos desplazados. Desde nuestro vehículo no podemos saber qué dimensión ni que dirección puede tomar el incendio en un momento determinado. Si nos encontramos con los servicios de emergencia trabajando en la zona, es imprescindible hacer caso de cualquier indicación que puedan ofrecernos. Discutir o incluso tomarnos la justicia por nuestra mano, pueden ser decisiones fatales pues ellos sí estarán bien informados.

5.- Evitar las zonas más conflictivas. Nadie debería de tener que atravesar un incendio en coche y esto es algo que conviene tener muy presente. Nuestro vehículo está repleto de elementos inflamables por lo que cancelar el viaje o tomar un rumbo distinto para rodear así el incendio, son las dos mejores decisiones que podemos tomar. Si ha sido el fuego el que se ha cruzado en nuestro camino, haremos todo lo que esté en nuestra mano para evitar las zonas más afectadas por el mismo.