Avion-alas-futuro
El avión del futuro ya está aquí y pronto vas a viajar en sus alas
Alonso-sordo-marquez
El inolvidable domingo de repóker –o más– del motorsport español
Subaru-impreza-eco-glp-din3
Prueba Subaru Impreza 1.6i ECO bi-fuel: Un compacto único, ahora ‘a todo gas’
Alonso champ
Fernando Alonso gana las 24 Horas de Le Mans y es campeón del mundo de resistencia
19c0473 037
Mercedes Clase G “Stronger Than Time”: Edición especial por su 40 cumpleaños

El conductor de este Porsche 911 te enseña cómo no usar el Launch Control

No es la primera vez que asistimos a una exhibición personal de este tipo y es que cuando alguien quiera acaparar el protagonismo en una concentración de deportivos, es mejor que te pongas a salvo.

Porsche-911-crashes-after-driver-tries-launch-control-traffic-merge 2

Estamos en el condado de Bergen, New Jersey –Estados Unidos–, concretamente en una reunión de amantes de la velocidad. Al parecer, el fervor de la conversación de los allí reunidos ha llevado a uno de ellos a un ‘callejón sin salida’ o mejor dicho, a un carril de incorporación convertido en una pista de aceleración.

Nos explicamos. El sujeto al que vas a ver en acción dentro de unos instantes está empeñado en demostrar que ningún otro deportivo acelera como su Porsche 911, un modelo de última generación –991– provisto de un sistema Launch Control que optimiza el rendimiento de su mecánica y sus asistentes electrónicos para acelerar de la forma más enérgica.

Por supuesto, Porsche recomienda accionar este sistema sólo en entornos seguros y en línea recta pero claro, este argumento en una reunión de machos como esta puede suena cuanto menos a excusa. Así que nada como aprovechar la incorporación menos indicada de la carretera más transitada de la zona para quedar como un auténtico maestro de las ‘arrancadas’ –como dicen los americanos–. 

Esta fue la última idea que se le cruzó por la cabeza al protagonista del vídeo que viene a continuación y desde luego, no era la más acertada. Dejó a todo el mundo con la boca abierta, sí, pero no de la manera deseada.