Video-mecanico
Andre Wattebled, el mecánico ‘viral’, justifica así los retrasos en las reparaciones de coches
Briatore
Briatore: “No entiendo cómo en la F1 no hay sitio para un piloto con el talento de Alonso”
Audi-e-tron-001
Audi e-Tron quattro: Todo sobre el SUV 100% eléctrico
Schumi
Michael Schumacher será trasladado a una nueva casa en Mallorca
Un conductor hace ‘pleno’ en el test de drogas y alcoholemia

Continental está desarrollando un sistema de detección del aquaplaning

A través de cámaras y sensores instalados en el automóvil esta compañía tratará de identificar este fenómeno antes de que ocurra, avisando al conductor de su presencia, con el fin de evitar posibles accidentes. Estaría listo para la próxima generación de vehículos.

Uniroyal rainsport

Uno de los principales peligros a la hora de conducir con lluvia es el agua que se acumula en determinadas zonas de la carretera. Dependiendo de la velocidad a la que circulemos, existe un riesgo de perder el control del coche al pasar por encima de los charcos presentes en el asfalto. Este fenómeno se conoce como aquaplaning.

La principal causa de este problema surge cuando el dibujo de los neumáticos no es capaz de evacuar con eficacia y rapidez el agua de la carretera, provocando que no exista un contacto directo entre el material de las gomas y el del asfalto, por lo que se produce un deslizamiento que puede llegar a ser muy peligroso. Es por ello que empresas como Continental están inmersas en soluciones futuras para tratar de evitarlo.

Los ingenieros que tiene la firma en sus plantas de Frankfurt, Hanover y Toulouse están desarrollando un sistema de alerta de aquaplaning. La idea de la compañía es la de advertir al conductor a tiempo del posible riesgo de sufrir este fenómeno, sugiriéndole una disminución de la velocidad, además de alertarle de otras zonas de la vía afectadas. Para poder conseguirlo utilizarán una serie de cámaras situadas en distintos puntos del vehículo y unos sensores ubicados en los propios neumáticos.

Este futuro sistema recibiría las imágenes procedentes de unas cámaras localizadas en los espejos retrovisores, parrilla frontal y la parte trasera del vehículo. Estas serían analizadas teniendo en cuenta tanto el patrón de salpicadura como el rociado específico de los neumáticos, detectando este fenómeno en su fase inicial. Por otro lado, los neumáticos estarían equipados con un sensor denominado eTIS (electronic Tire Information System) que permitiría conocer cuál es la profundidad restante del dibujo.

Continental recomienda renovar los neumáticos de verano que presenten una banda de rodadura inferior a tres milímetros. Por debajo de esta medida, existe un riesgo mayor de sufrir aquaplaning. El sistema desarrollado por esta firma tendría especial importancia en coches autónomos dada la falta de intervención humana. Según ellos, este asistente estaría listo para la próxima generación de vehículos