1933-brough-superior-ss100
La subasta de motos más cara del mundo: aquí, sus protagonistas
Collage sabado-2
Las mejores imágenes de la clasificación del Gran Premio de Estados Unidos
Gettyimages-1052580910
Márquez gana en Motegi y se proclama siete veces campeón del mundo
Sut united states  1690730
La lluvia no aparece y Hamilton se lleva una ajustada Pole en Austin
Ford Mustang Bullitt 2019
Al volante del Ford Mustang Bullitt: American way!

De récord: Un conductor cazado a 696 km/h… ¡en un Opel Astra!

El nuevo récord absoluto de velocidad nos llega desde el lugar menos esperado: Bélgica. Y no lo firma ni un Bugatti, ni un Hennessey, ni un Koenigsegg sino ¡un Opel Astra! Tenemos pruebas, sí, aunque de dudosa fiabilidad…

Opel-astra-cazado

Curiosa historia la que nos llega hoy desde Bélgica donde el conductor de un Opel Astra ha recibido una multa por circular a la escalofriante velocidad de 696 km/h. Sí, de haberlo conseguido se hubiera hecho con un capítulo entero del Libro Guinness de de los Récords para él solito porque nadie ha ido tan rápido en un coche y mucho menos en un turismo convencional, por una carretera convencional y –para más inri– en un tramo limitado a 50 km/h

Sin duda, estaríamos así ante una infracción récord pero nada más lejos de la realidad. Evidentemente, estamos ante la divertida historia de un error “de codificación”, tal y como aseguraron las autoridades de la provincia de Quiévrain, en Bélgica, después de que el conductor en cuestión hiciera pública su denuncia en la redes sociales tomándose la sanción con especial buen humor.

Aplicando el margen de error correspondiente –bromeaba– se podría decir que “sólo iba a 654 km/h”, declaró y es que así lo reflejaba el documento.

La realidad es que el hombre se propasó con el acelerador de su Opel Astra pero ni mucho menos de la manera en la que fue acusado. Según esclarecieron las autoridades competentes, circulaba a 60 km/h en una zona limitada a 50, algo que no pasó inadvertido para el radar que lo fotografió. Después, el fallo administrativo hizo el resto para su fortuna. No todo el mundo puede presumir de haber alcanzado velocidades superiores a las de los hypercars y además, tener la ‘prueba’ que lo demuestra en su poder.