Audi-e-tron-001
Audi e-Tron quattro: Todo sobre el SUV 100% eléctrico
Briatore
Briatore: “No entiendo cómo en la F1 no hay sitio para un piloto con el talento de Alonso”
Un conductor hace ‘pleno’ en el test de drogas y alcoholemia
Portada alonso galeria
Los mejores momentos de Fernando Alonso en Fórmula 1
Bmw-serie-8-portada
El BMW Serie 8 Gran Coupé calienta antes de su estreno

El Shelby GT350 se enfrenta al Alfa Romeo Giulia Quadrifoglio

Con una potencia más o menos similar y un peso más ligero a favor del modelo italiano, surge esta interesante batalla entre dos pesos pesados. Sin embargo, uno de ellos cuenta con alguna que otra modificación que le puede resultar definitiva a la hora de proclamarse vencedor.

Sin titulo

Todos sabemos que una de las cosas que más les gusta a todos aquellos estadounidenses amantes de la emoción, la velocidad y las cuatro ruedas son las carreras de aceleración. Tal es la pasión de esta gente que incluso los coches patrulla se atreven a retar a grandes deportivos que encuentran a su paso.

Dejando a un lado ese episodio aislado, encontrarse con una prueba entre dos coches regida por una recta y una simple cuenta atrás que dará lugar a una batalla de aceleración, es bastante común. Los chicos de nuestro próximo vídeo han querido enfrentar a un representante americano con otro europeo, y así comprobar la diferencia existente entre ellos.

Antes de comenzar debemos dejar claro que aunque ambos productos son sinónimo de velocidad y prestaciones, uno de ellos está enfocado claramente al circuito mientras que el otro aboga por un toque de confort y habitabilidad. Por un lado tenemos al Ford Mustang Shelby GT350, y por otro el Alfa Romeo Giulia Quadrifoglio

De serie, ambos cuentan con una potencia que supera los 500 caballos, sin embargo, el V8 del Mustang es atmosférico y el V6 del Alfa, no. También encontramos diferencias en la transmisión, ya que el modelo americano recurre a una caja manual de seis velocidades y el italiano a una automática de ocho. No obstante, el dato más importante de cara a la carrera es que el Shelby está modificado, no mucho, pero sí lo suficiente como para marcar la diferencia gracias a deshacerse del catalizador, usar E85 o tener mejoras en la admisión.

Con todas las cartas puestas sobre la mesa, ¿quién pensáis que se llevará el gato al agua?