Land-rover-defender-land-serwis-port
El clásico Land Rover Defender resucita de la mano de Land Serwis
Senna mclaren 1
‘Senna, historias desconocidas, 25 años más tarde’ es el último gran libro de la leyenda
Vs5-jetta-ateca
Presentado el VS5 Jetta, o lo que es lo mismo, ¡el Seat Ateca chino!
Gettyimages-1136441013
Pesadilla en Williams: Los pilotos cuentan lo que se está viviendo en Grove
Radar-cascada
Radares en cascada: El nuevo “invento” para controlar la velocidad

Impacta contra un poste de la luz y lo lanza sobre un coche radar

Atento a la increíble carambola que ha realizado una conductora en la carretera CA-171, en Cantabria. Se quedó dormida al volante de su furgoneta y cuando despertó se dio cuenta de que había protagonizado un accidente tan aparatoso como cómico.

Nissan-qashqai-camuflado-accidentado-1

Un accidente de lo más surrealista se registró en la tarde de antes de ayer en nuestras carreteras, concretamente en la CA-171 a la altura de Monegro. En esta vía, que une las localidades cántabras de Reinosa y Corconte, todo transcurría con normalidad, los coches circulaban en un sentido y en el otro mientras un coche-radar perfectamente camuflado, los vigilaba en la distancia.

Un agente de la Guardia Civil permanecía agazapado en el interior de este vehículo, un Nissan Qashqai de color gris que parecía encontrarse en el lugar perfecto, al margen de la vía y oculto por una serie de arbustos, tal y como se aprecia en la información de Ifomocantabria. Sin embargo, la sucesión de los acontecimientos estaba a punto de demostrar todo lo contrario porque a justamente a esta altura, en ese preciso instante y en ese punto exacto de la vía en el que se encontraba el radar, la conductora de una Ford Transit Connect de color azul se quedó dormida al volante, derribó un poste de la luz y éste se precipitó sobre el coche oculto. Ver para creer.

El accidente a reabierto la polémica sobre la seguridad de las ubicaciones que eligen a menudo estos coches-radar camuflados.

La desafortunada carambola hizo saltar todas las alarmas pues en el agente de la Guardia Civil permanecía en el interior del vehículo cuando éste fue aplastado por el poste sin que tuviera posibilidad alguna de reaccionar. No obstante, la misma casualidad quiso que saliera ileso, igual que la conductora de la furgoneta. Peor suerte corrió el sistema radar que equipaba el vehículo y que quedó completamente inservible. ¿Cosas del karma? Eso parece…