Etiquetado combustible anfac
7 claves sobre el nuevo etiquetado de combustibles
Sut gp3 series  rd 260154
Mercedes duda de la efectividad de los bordillos disuasorios
Ssangyong-rodius-2018
SsangYong Rodius 2018: puesta al día para todo un veterano
Mclaren
De Ferran, descontento con el rendimiento del McLaren
Accidente-plancha-de-madera-honda-port
Así ha quedado este Honda Civic por culpa de una carga no asegurada

La rentabilidad de los concesionarios alcanzó el 1,9% en 2017 ¿de qué viven?

Si bien el indice de rentabilidad se incrementó sensiblemente en 2017, aún queda lejos del considerado adecuado por Faconauto, la asociación de concesionarios, que lo situa en un 2,5%. ¿De qué viven entonces? 

Rentabilidad-concesionarios

Ya conocemos las cifras de resultados de los concesionarios españoles que cerraron 2017 con una ligera mejoría con respecto a 2016 dado que su rentabilidad fue del 1,9% frente al 1,8 del año anterior según el Informe Rentabilidad de las Redes de Distribución elaborado por Snap On Business Solutions para Ganvam.

Parte de esta subida se debe al incremento de las matriculaciones que tras más de una década de déficit alcanzaron las 1,2 millones de unidades en 2017, lo que en porcentaje supone un 7,7% de incremento.  

Con estas cifras las ventas de vehículos aportaron ya el 60% de la rentabilidad al concesionario, lo que supone cuatro puntos porcentuales más que un año antes y el mejor resultado desde 2008.

Según la consultora MSI el 50% de concesionarios de nuestro país vende menos de 500 coches al año, lo que supondría una rentabilidad de sólo un 0,7%.

En cuanto al vehículo usado, si bien sus ventas crecieron en 2017 en torno a un 10%, su contribución se redujo con respecto al año anterior, dejando un 8,4% de margen bruto en cada operación frente al 9% que dejó el nuevo.

Esta caída del margen en el área de ventas de segunda mano hay que buscarla, sobre todo, en la elevada antigüedad de los usados vendidos en 2017. Y es que 6 de cada 10 tenía más de 10 años, lo que ha reducido el margen. 

De esta forma, como cuanto más viejo es el coche menos pasa por el taller y sus reparaciones son de menor cuantía, la actividad de la postventa en términos generales se ve penalizada. De hecho, su aportación al resultado de los concesionarios se redujo 4 puntos porcentuales, hasta situarse en el 40%.

En este sentido, la posventa sólo aportó el 16% de los ingresos, un punto menos que un año antes, sobre todo por la caída del área de recambios.

En este contexto, si se hace un análisis exhaustivo se comprueba que este porcentaje no es homogéneo y según señalan desde la consultora MSI el 50% de concesionarios de nuestro país vende menos de 500 coches al año, lo que supondría una rentabilidad de sólo un 0,7%.