Honda-CRV-2019
Al volante del Honda CR-V 2019: El guerrero está de vuelta
Alonso q alemania 2018 1
Alonso, 11º: “Salimos en la pole del grupo medio”
Collage tecnica alemania-2
Galería técnica del Gran Premio de Alemania: Parafina a litros
Gettyimages-1003033234
Sainz, 8º: “Hemos ido de menos a más”
Aceite-coche1
Cambio de aceite en el coche: ¿Cuál elegir?

La transición se acelera: Sólo las empresas prefieren ya el diésel a la gasolina

Sólo el 37% de los vehículos vendidos en lo que va de año equipaba un motor diésel mientras que los gasolina alcanzan ya el 56%. El cambio de tendencia en el mercado es claro y todavía más acusado si ponemos la lupa sobre estas estadísticas. Analicémoslo.

Diesel-gasolina

Los últimos datos de ventas publicados por Faconauto revelan un cambio de tendencia en el mercado a lo largo de los últimos años que en este 2018 promete acelerarse incluso más de lo que los propios fabricantes recomiendan. Con las empresas siendo las únicas que adquieren más vehículos diésel que gasolina y con un ejecutivo dispuesto a subir los impuestos al gasóil, el sector automovilístico teme que no haya una transición adecuada hacia otro tipo de tecnologías.

Si ponemos la lupa sobre el mercado de coches nuevos, en lo que va de año el canal de particulares ha adquirido un 62,8% de gasolina, un 27,9 de diésel y un 9,3% de otras mecánicas, fundamentalmente híbridos y eléctricos. Pero si echamos la vista atrás, hace tres años, el mix de ventas entre gasolina y diésel que escogían los clientes era del 40,9% - 56,3% y favorable al gasóil. Sólo las empresas están jugando un papel determinante para suavizar este cambio pues mientras en 2015 adquirían un 81,8 % de coches diésel por un 15,7 de gasolina, ahora su mix es de 33% - 58,6 %. Así las cosas, las cifras generales resultan menos llamativas de lo que realmente son.

En general, en España se venden hoy día casi un 56% de vehículos nuevos de gasolina frente al 37% de Diesel cuando en 2015, eran los segundos los más demandados: casi el 63% frente a un 35.

Pero con todo y eso, lo que denuncian fabricantes, concesionarios e importadores no es tanto el cambio radical de tendencia sino la aceleración que están apreciando en este 2018 con relación a lo visto en los cursos inmediatamente anteriores, algo que achacan directamente a los anuncios de medidas restrictivas realizados desde distintos ayuntamientos, comunidades y ahora, también desde el gobierno central de Pedro Sánchez.

“La forma de premiar a los que contaminan menos no es atacar deliberadamente una tecnología en concreto, echando por tierra toda la inversión que se ha hecho para conseguir motores más verdes, sino fomentar la renovación del parque”, leemos a Lorenzo Vidal de la Peña, presidente de Ganvam, en El Mundo. Por su parte, Gerardo Pérez, presidente de Faconauto va un paso más allá y califica de “ataque contra el bolsillo de los ciudadanos” y de “ola de domonización del diésel” la subida de impuestos anunciado contra estos vehículos por el ejecutivo del PSOE.

Por su parte, desde Anfac se limitan a incidir en la recomendación de la Comisión Europa de "equiparar los diésel nuevos a los gasolina" en ventas ya que “los nuevos, que cumplen la normativa Euro 6, tienen muy poca diferencia en emisiones de NOx y partículas entre sí”.

La denuncia del sector automovilístico destaca que la subida del carburante que rondará los 15 céntimos debido a los impuestos, unida a la pérdida del valor residual que siempre caracterizó a este tipo de motores, promete ser un lastre demasiado pesado para el consumidor que a fin de cuentas adquiere un vehículo nuevo homologado en base a una normativa de emisiones estricta y que requiere menos combustible para recorrer la misma distancia algo que en largos kilometrajes, implica también una reducción del consumo y las emisiones notable.