Conduciendo furgoneta
Las 8 infracciones que más cometen los conductores de furgonetas
Fa 1
Los planes de Fernando Alonso en la nueva Fórmula Renault
Tarraco led
¿Cómo funcionan y qué ventajas aportan los faros led? Te lo explicamos
Alonso drivers parade 2018 1
Brawn: “Alonso no ha ganado tanto como se merecía”
Jeep-on-busted-road
El Jeep anti-terremotos está en Estados Unidos y su dueño nos demuestra sus habilidades

Un Lamborghini Aventador de 400.000 euros se estrella contra un autobús

La ciudad nunca fue el mejor entorno para conducir un Lamborghini pero si manejas uno especialmente caro, hazlo siempre con prudencia y no cómo el protagonista de esta historia.

Lamborghini-aventador-crashed-nottingham-01

Madrugada del domingo al lunes en Nottingham, Reino Unido. La grúa retira un Lamborghini Aventador de color verde fosforito ante la expectación de todos los viandantes. Se trataba del mismo supercar que había llamado la atención de todos unas horas antes y no sólo por su imponente diseño o por el rugido de su motor V12, también por la conducción temeraria que realizaba su conductor.

El deportivo italiano se aproximaba a toda velocidad a la estación principal de trenes de la ciudad cuando de repente, su conductor pierde el control y termina estrellándose contra un autobús que –afortunadamente– no tenía pasajeros a bordo.

El incidente se saldó sin ningún herido y como el impacto se produjo con la parte trasera del lateral izquierdo del coche, el conductor del ‘Lambo’ también resultó ileso y no requirió asistencia médica. Los policías locales, no obstante, sí que se encargaron de acompañarlo hasta la comisaría, donde tuvo que responder ante lo sucedido.

El Lamborghini Aventador en cuestión era un LP 700-4, es decir, el modelo previo al ’S’ que se comercializa actualmente pero con todo y eso, su precio base en mercados como el nuestro ascendía a los 370.000 euros. Si añadimos otros 30.000 a cargo de su exclusiva pintura y algún que otro extra al que casi ningún cliente renunciaba, tenemos delante un coche de 400.000 euros seriamente dañado por una irresponsabilidad. Esperemos que a su conductor le sirva de escarmiento la abultada factura que recibirá por su reparación.