Waze-ok
Tráfico estudia prohibir las apps que alertan de los radares y controles en carretera
Haas ferrari japon 2018 1
La relación entre Haas y Ferrari, motivo de “fricción” en la parrilla
Skoda-scala-rs-render-03
Skoda Scala RS: Primer vistazo al GTI más práctico y asequible
Collage eprix
El primer ePrix de Arabia Saudí, en imágenes
Seat-tarraco-prueba-1
Al volante del Seat Tarraco: Así va el nuevo buque insignia de Seat

Llega a Madrid la primera línea de autobuses 100% eléctricos con carga inductiva

A finales de este mes los ciudadanos madrileños tendrán a su disposición este transporte completamente ecológico y respetuoso con el medio ambiente. Será la línea 76 la que comience con este innovador sistema de recarga.

20171229-13700844w

El Ayuntamiento de Madrid sigue adelante con su Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático y fruto de ello es la puesta en marcha de un sistema pionero en nuestro país, además de ser implementado por empresas españolas. Hablamos de la llegada de la primera ruta convencional cero emisiones tanto acústicas como atmosféricas gracias a la recarga por inducción.

A partir del próximo 22 de enero, la línea 76 que atraviesa los distritos de Usera y Villaverde con un itinerario de 14 kilómetros entre ida y vuelta con 42 paradas en todo su recorrido, empezará a utilizar este sistema de recarga en lo que supone un hito único a nivel tecnológico y operativo en nuestro país. Como dato diremos que sólo algunas ciudades europeas como Berlín han llevado a cabo un plan como este.

Serán cinco autobuses completamente eléctricos los que recorran diariamente este trayecto. Dichos vehículos han sido transformados por la EMT para que puedan ser compatibles con el sistema de recarga por inducción, ya que en su origen se trataba de autobuses híbridos enchufables sin sistema inductivo.

La carga completa de los vehículos se realiza en horario nocturno en las instalaciones de la EMT con dicho sistema, mientras que a lo largo de su servicio diario se recargarán en las cabeceras de los trayectos en menos de ocho minutos.

Este sistema de carga por inducción consta básicamente de dos bobinas magnéticas, una situada en la calzada (cubierta por hormigón) y la otra situada en la parte inferior del autobús (completamente aislada del resto). Una vez se han detectado mutuamente, la transferencia de corriente eléctrica comienza su turno. Además, este sistema es totalmente seguro y no afecta ni a los viandantes ni a otros vehículos que circulen por la calzada.

Por último, a partir de este mes se unirán otros quince autobuses eléctricos (sin carga inductiva) y 18 minibuses, sin olvidar los que llegarán a lo largo del año. El objetivo es llegar al 2020 con una flota de autobuses que alcance los 78 vehículos con propulsión eléctrica.