Video-mecanico
Andre Wattebled, el mecánico ‘viral’, justifica así los retrasos en las reparaciones de coches
Briatore
Briatore: “No entiendo cómo en la F1 no hay sitio para un piloto con el talento de Alonso”
Audi-e-tron-001
Audi e-Tron quattro: Todo sobre el SUV 100% eléctrico
Schumi
Michael Schumacher será trasladado a una nueva casa en Mallorca
Un conductor hace ‘pleno’ en el test de drogas y alcoholemia

Aire acondicionado: Cómo cuidar y mantener el sistema

¿Problemas con el aire condicionado de tu coche? ¿desprende mal olor? ¿no funciona correctamente? Con los consejos que se proponen en este artículo evitarás muchas incidencias.  

Aire-acondicionado-mantenimiento

Llega el verano y con ello el aire acondicionado del coche se hace indispensable. Seguro que más de una vez has notado que al ponerlo en funcionamiento un mal olor empieza a propagarse por el habitáculo. Un olor que procede no del exterior del coche, sino del propio sistema. Pues bien, para evitar este problema es necesario realizar un correcto mantenimiento del sistema tal y como aconseja SPG Talleres. Para ello es necesario tener en cuenta los siguientes factores:

El truco de la calefacción.
El aire acondicionado a menudo genera una condensación de agua que se puede transformar en humedad, lo que a su vez puede desencadenar la aparición de moho o bacterias. Un pequeño truco para evitar esta situación es encender puntualmente la calefacción: no se creará esa condensación causante del moho

En algunos casos el problema no es la humedad en el interior del sistema, sino la suciedad acumulada en el filtro de partículas.

Por ello desde SPG talleres recomiendan encenderla al menos 5 minutos una vez al mes antes de arrancar el coche. También es conveniente dar un uso esporádico al aire acondicionado puesto que los fluidos circulan al activar el compresor y así se reduce el riesgo de una obstrucción en el sistema. 

El cambio de filtro de partículas.
En algunos casos, la raíz del problema no es la humedad en el interior del sistema, sino la suciedad acumulada en el filtro de partículas del aire acondicionado. Este filtro cumple la función de retener los microorganismos y las partículas perjudiciales para la salud que se introducen en el dispositivo. No obstante, esta acumulación de residuos puede producir un mal olor.

La solución, en este caso, es cambiar el filtro. Cabe recordar que, como norma debe sustituirse cada 10.000 o 20.000 kilómetros; y el filtro de polen, cada 20.000, también según las indicaciones de la marca fabricante y los lugares donde el coche acostumbra a circular.

La potencia del aire acondicionado.
Si se enciende el aire acondicionado a máxima potencia la condensación aumenta, así como las posibilidades de que se acumule la humedad en su interior. La recomendación en este sentido es simple: no ponerlo a su máxima potencia.

Por otro lado, en los días de verano, cuando entramos en el coche y está a una temperatura elevada, no es recomendable encenderlo inmediatamente. Mejor bajar las ventanillas, o abrir las puertas si hay posibilidad. El coche rebajará así su temperatura, se renovará el aire y en ese momento sí podemos encender el aire sin poner en riesgo el distema. 

En este sistema los productos ambientadores no pueden ser una solución ni la respuesta que debemos dar ante un problema así; de hecho, en muchos casos, solo conseguiremos mitigar el olor levemente sin por supuesto solventar el problema.