Accidente-plancha-de-madera-honda-port
Así ha quedado este Honda Civic por culpa de una carga no asegurada
Mclaren
De Ferran, descontento con el rendimiento del McLaren
Bmw x7
BMW X7: Desvelado el nuevo coloso de Múnich
Sut belgian grand  1401132
La FIA instala bordillos ‘anti-Verstappen’ en Austin
Monedas china bmw
Paga parte de su nuevo BMW con 150.000 monedas

Mazda recupera el motor rotativo… para ayudar a sus vehículos eléctricos

La firma japonesa pretende lanzar sus primeros modelos eléctricos en 2020 y el famoso motor Wankel volverá en una versión compacta para ayudar a ampliar aún más su autonomía.

Motor-rotativo-mazda

Mazda siempre ha sido una marca que ha optado por tomar su propio camino a la hora de buscar la máxima eficiencia de sus coches, ahí tenemos el ejemplo de su SKYACTIV-X, pero ni siquiera la firma de Hiroshima es ajena a la revolución eléctrica que se acerca, y por ello ha anunciado que va a lanzar dos vehículos eléctricos en 2020 y con una sorpresa añadida, volverá su inolvidable motor rotativo... aunque no de la forma que muchos esperaban.

Porque el motor Wankel regresa para ser un aliado en esta futura gama de modelos eléctricos. La intención de Mazda es lanzar dos modelos distintos alimentados por baterías, pero uno de ellos incorporará además una versión compacta y ligera del motor rotativo para ampliar la autonomía del coche.

El motor rotativo recargará las baterías del vehículo cuando sea necesario ampliando su autonomía y permitiendo que pueda llegar incluso a lugares donde no haya electricidad.

Así, el motor rotativo recargará las baterías cuando sea necesario permitiendo que la autonomía de este tipo de coches sea una cosa menos de la que preocuparse a la hora de optar por un eléctrico. Además con sus reducidas dimensiones y su potencia se espera que ofrezca una gran versatilidad ofreciendo múltiples soluciones tecnológicas de electrificación, incluso se podrá optar por el GLP como combustible. Este tipo de alternativa de vehículos eléctricos con ampliador de autonomía están pensados, según Mazda, para por ejemplo llegar a zonas afectadas por catástrofes naturales y ofrecer electricidad generada a partir de GLP.

El objetivo de Mazda a largo plazo es reducir el promedio global de sus emisiones de CO2 “de la extracción al consumo” en un 50 % en 2030 con respecto a los niveles de 2010, y en un 90 % para 2050 y parece que estos modelos electrificados junto con su trabajo en el SKYACTIV-X serán sus principales focos de actuación para los próximos años.