Un conductor hace ‘pleno’ en el test de drogas y alcoholemia
Portada alonso galeria
Los mejores momentos de Fernando Alonso en Fórmula 1
Bmw-serie-8-portada
El BMW Serie 8 Gran Coupé calienta antes de su estreno
Sut french grand p 1632194
Sainz, ¿más cerca de McLaren con la marcha de Alonso?
Mso-track-portada
McLaren 720S Track Theme y Pacific Theme: orgullosos de sus colores

McLaren descarta incorporar un SUV a su gama

En Woking son conscientes del interés que generan en los consumidores, también en los suyos pero a día de hoy, no se plantean desarrollar y producir un SUV bajo ningún concepto. ¿Aliviado?

Mclaren-suv-ok

Corría el año 2002 cuando Porsche se decidió a lanzar el Cayenne, una apuesta arriesgada que puso a la compañía en entredicho. Para la mayoría de sus aficionados y también de sus clientes, se trataba de todo un ultraje para una marca con su trayectoria como fabricante de deportivos y coches de carreras pero lo que no podían imaginar ni siquiera los dirigentes, es que estaban a punto de convertirse en precursores de lo que hoy en día denominamos el segmento Super SUV.

Con el Cayenne, Porsche no sólo dio un vuelco a sus cuentas, también dio lugar a una nueva categoría en la que hoy en día compite con marcas como Maserati o Lamborghini y –próximamente– Ferrari. Pero en esta terna de marcas especialistas en supercars que se pasan a los SUV no encontraréis a una: McLaren.

Según leemos en Autocar, su jefe de diseño e ingeniería, Dan Parry-Williams “McLaren continuará construyendo coches deportivos” y no otros que “ni son utilitarios ni son deportivos a pesar de lo que diga su nombre”, aseveró añadiendo que no es “el primero que señala así a los SUV” y que este tipo de coches no encajan en absoluto con la filosofía de McLaren que no es otra “todo por una razón”.

Para Parry-Williams, la estrategia de McLaren es clara y pasa por atacar tres frentes únicamente: deportivos, superdeportivos y lo que ellos denominan ‘Ultimate Series’ y nosotros, hypercars, es decir, automóviles de altísimas prestaciones producidos en series muy cortas y numeradas como el McLaren BP23 que ya está en camino y que será un digno sucesor del F1. Por tanto, queda claro que aunque las marcas de coches sean hoy en día grandes corporaciones empresariales en su gran mayoría, todavía quedan algunas con un marcado sello purista.