Cetraa
Las 5 claves del libro de taller online: ¿Fin del fraude en la compra de vehículos usados?
Sophia forsch portada
Conoce a Sophia Florsch
venta coches
¿Es legal prohibir la venta de coches de combustión en 2040? La UE tiene dudas
Tatiana formula e
El test femenino de la Fórmula E ya conoce a sus integrantes
V.electrico fondo alta rgb 2017
Un punto de carga cada 100 km: Llega ‘el plan más ambicioso para la movilidad eléctrica’

Así de sorprendente fue el vuelco de un Mercedes-AMG GLE 63 Coupé en una rotonda

El conductor del SUV alemán se llevó una desagradable sorpresa al tratar de llamar la atención con el V8 turboalimentado que tenía a sus mandos. Nadie lo esperaba, pero... el coche terminó volcando con suma facilidad.

Vuelco

Tienes un coche de tracción trasera, un motor potente y una curva cerrada para divertirte, a más de uno ya se le habrá ocurrido que hacer pero quizás la cosa cambia si tienes un SUV entre manos. Dado el tamaño, peso e inercia que presentan este tipo de vehículos, será mejor pensárselo dos veces antes de hacerlos derrapar.

Habrá quien piense que estamos exagerando debido a que la configuración de su suspensión y la cantidad de controles electrónicos que tienen ayudan, y mucho, en este tipo de situaciones. Sin embargo, cuando vea el documento que ha sido publicado en Reddit, protagonizado por un Mercedes-AMG GLE 63 Coupé, empezará a valorar las cosas de otro modo.

El vídeo al que nos referimos ha sido grabado en la ciudad francesa de Nantes y el protagonista de la historia no ha salido bien parado que digamos. La acción trascurre en una rotonda que parece tener cierto grado de inclinación, y decimos esto para tratar de darle una ligera explicación a lo que ha sucedido. No debemos olvidar que bajo ese capó se esconde un V8 turboalimentado de 5.5 litros y 557 caballos de potencia, además de los 2.350 kilos que presenta.

Aparentemente todo transcurre con total normalidad. Ante esta situación, el conductor pudo pensar que una rotonda transitada como la del vídeo sería el escenario ideal para demostrar sus habilidades al volante. Sin embargo, en un intento de acaparar todas las miradas, sorprendentemente, el SUV alemán vuelca con suma facilidad para sorpresa de todos los allí presentes, al intentar perder el tren trasero.

Lo más gracioso de todo – al conductor no le hará ninguna gracia – es que todo apunta a que el vehículo no era suyo sino que se trataba de un modelo alquilado para una boda. Esperemos que tenga un buen seguro…