Robo coche1
Detenido un hombre capaz de robar coches en solo 20 segundos
Sut united states  1690109
Ni la lluvia evita que Hamilton domine los segundos libres en Austin
Kia-sportage-2019-01
Al volante del Kia Sportage 2018: Así va el nuevo SUV ‘mild hybrid’
Collage usa-2
Galería técnica del Gran Premio de Estados Unidos
Aquaplaning
Qué es y cómo debes reaccionar ante el aquaplaning

El Mercedes GLA chino se llama K-one y es eléctrico

Un nuevo modelo llega desde China y sí, es otra copia flagrante de las que no dejan de sorprendernos. Si te gusta el GLA pero buscabas un eléctrico asequible, igual estás ante la solución perfecto.

K-one-china-suv-mercedes-gla-clone-1

Con todos ustedes, el K-one o lo que es lo mismo, el Mercedes GLA más exótico del momento. Viene desde China –como no podía ser de otro modo– y cuenta además con una mecánica eléctrica que le permite presumir de ecología y economía de uso frente al verdadero SUV germano. Pero analicemos un momento sus características técnicas. Para empezar, estamos ante un modelo que aquí encuadraríamos en el segmento B-SUV, el inmediatamente inferior al del GLA–. Exactamente, mide 4,10 metros de largo, 1,71 de ancho y presenta una altura de 1,60 de alto, todo ello con una distancia entre ejes bastante corta de 2,52 metros.

Así las cosas, te lo advertimos: si te has dejado seducir por la estética del K-One ten en cuenta que su tamaño es más parecido al de un Renault Captur o un Nissan Juke que al del GLA que quiere aparentar ser. En lo que se parece más es en su peso, 1.400 kilos declara este eléctrico que es una cifra prácticamente calcada a la del Mercedes con motor 1.6 Turbo de gasolina.

Siguiendo con la forzosa comparativa llegamos al apartado mecánico y aquí el modelo chino nos sorprende con un compacto motor de 128 caballos, alimentado por un conjunto de baterías de tipo eón-litio que no le permiten superar los 102 km/h de velocidad máxima para salvaguardar la autonomía dato que por cierto, desconocemos.

Por su parte, un Mercedes GLA 180 con 122 CV es capaz de alcanzar el doble de velocidad –200 km/h para ser exactos– con un consumo de 5,6 litros que garantiza más de 600 kilómetros con un depósito aunque –eso sí– emitiendo una media de 131 gr/km de CO2.

En cualquier caso, desconocemos más detalles técnicos del K-One por el momento y también nos hemos quedado con la duda de echar un vistazo a su interior, aunque siempre podéis fantasear con que sea exactamente así… No es lo más probable pero sin duda, sería lo ideal.