Audi-a1-imagen
Las 10 claves de la transformación del Audi A1 en vídeo
Sut canadian grand 1617689
Boullier resiste a las críticas: “No dimitiré”
Collezione-automobili-2019
Lamborghini presenta su ‘collezione Automobili’ primavera verano 2019
Alonso revolution
Alonso siente que está “liderando una revolución en el automovilismo”
Moto a 250 km/h
Detenido un motorista que circulaba a 258 km/h en la autopista C-32

Una colección de más de 100 motos, destruida en Filipinas

No ha sido obra de algún vándalo ni nada por el estilo, sino más bien de una directriz adoptada por el gobierno contra los contrabandistas. En total, una colección valorada en más de 500.000 euros, convertida en chatarra. 

Philippines-770x433

Filipinas, al igual que la mayoría de países, está totalmente en contra del contrabando, tanto es así que su presidente, Rodrigo Duterte, prefiere deshacerse por completo de todos aquellos objetos que hayan sido introducidos en el país de manera ilegal, en lugar de subastarlos o tomar otro tipo de medida que le permita obtener beneficios para el país.

Recientemente, el máximo mandatario ha querido dar ejemplo a todos aquellos que se dedican a este tipo de práctica y para ello ha pensado que la mejor manera era mostrar públicamente las consecuencias. Un total de 116 motocicletas, principalmente scooters, entre las que se incluían modelos BMW, Triumph y Harley-Davidson han quedado completamente destruidas tras ser aplastadas por una excavadora.

Duterte, fue testigo de cómo la Oficina de Aduanas destruía sin piedad una colección de vehículos valorada en 34,71 millones de pesos filipinos, unos 553.000 euros. Como decimos, es una medida adoptada por el gobierno para advertir a los contrabandistas de que si no pagan los impuestos correspondientes, sus mercancías serán pisoteadas por una maquinaria pesada como la del vídeo.

Si eres aficionado al mundo de las dos ruedas quizás no te resulte agradable ver el documento, algo que no le resulta del todo cómodo al propio presidente, tal y como reflejan sus palabras: “Cuando la excavadora aplastó la Harley era como si también me golpearan en el cuello. Que desperdicio.” Nunca se sabe pero quizás esta sea la solución adecuada para mitigar este tipo de prácticas.