Detroit2019
Las mejores imágenes del Salón Detroit 2019: La primera gran cita del año
Kubica-alonso-brasil-2009
Kubica lo tiene claro: “Alonso no es uno de los mejores, es el mejor”
Large-35242-velosterntcr
Hyundai Veloster N Race TCR: Menos peso, más eficacia
Fotos-dakar-2019-etapa-7
Las mejores imágenes del Dakar 2019 - Etapa 7: El desierto pasa factura
Toyota-gr-supra-nuevo-01
Toyota Supra 2020: El deportivo de leyenda ha vuelto (Información completa)

Un Pontiac se empotra –o no– en un colegio mayor de Wisconsin

Nada en el día internacional de Internet como una buena ‘fake news’ como esta que nos llega desde Estados Unidos donde unos alumnos llegaron a engañar a la policía con una de las bromas más épicas que se recuerdan en el lugar.

Pontiac-estrellado-broma-01

En la era de internet, la información fluye a toda velocidad por múltiples canales y sin que muchas veces pueda ser contrastada ni siquiera mínimamente por nadie. Así se generan las denominadas ‘fake news’ un mal endémico al que diferentes corporaciones tratan de poner remedio aunque de momento, sin éxito.

Buena prueba de ello es la historia que nos llega hoy desde el el High School de Cumberland, en Wiskonsin –Estados Unidos–, un centro de educación que cuenta con unos alumnos tan ingeniosos como bromistas a quienes no se les ocurrió nada mejor que difundir un accidente en su colegio que resultó no ser tal.

Unas cuantas fotografías tomadas desde sus teléfonos móviles y publicadas en las redes sociales, unidas a una llamada a la policía del condado, bastaron para hacer saltar todas las alarmas. Un viejo Pontiac Gran Am parecía haberse empotrado contra una de las paredes del despacho del director del centro. Sublime, ¿verdad?

Cuando los policías –y el propio director– se desplazaron a la zona descubrieron que las imágenes que les habían alertado no eran lo que parecían ser. Según confirmaron tanto la CNN como el Facebook del colegio mayor, los alumnos lograron engañar a todo el mundo con la mitad de un coche partido, una buena dotación de cinta aislante bien pegada y unos ladrillos repartidos por la zona del ‘accidente’ para dar mayor sensación de realidad.

En palabras del director del centro, Ritchie Narge, la broma estuvo muy bien sobre todo porque realmente “no incluía ningún daño a la propiedad”.