Los porsche mas caros del mundo
Estos son los cinco modelos de Porsche más caros del mundo
Saludo brown mclaren 2018
McLaren lanza un mensaje de esperanza para 2019
Drogadbf4c688-adfee64f 3873116 20180811202353
Detenido en Navarra por dar positivo en todas las drogas del test
Fa 1
Los planes de Fernando Alonso en la nueva Fórmula Renault
Tarraco led
¿Cómo funcionan y qué ventajas aportan los faros led? Te lo explicamos

¿Sabes cómo funciona? Así es por dentro un coche de Gas Natural Comprimido –GNC–

¿Cómo es y qué características tiene un coche de GNC? ¿Son todo ventajas? Expertos de Seat en gas natural comprimido nos descubren el interior de los vehículos que utilizan este combustible, más económico y ecológico que la gasolina y el diésel. 

Portada-seat

Seguro que alguna vez has oído hablar del GNC (Gas Natural Comprimido) esa alternativa a la gasolina y el diésel que aseguran es más barata y ecológica pero ¿Realmente sabemos cómo funciona?

Dos de los expertos en esta materia de Seat, una de las marcas que más está apostando por esta alternativa, muestran en qué consiste, cómo funciona, y las distintas partes que forman el conjunto de un coche de GNC. Un tipo de vehículo que, aseguran, no resulta tan distinto al coche tradicional. Según Andrew Sheperd, responsable de producto GNC de SEAT, es un coche como los demás: “Los coches de gas están diseñados, fabricados y homologados según los más altos estándares de calidad de la industria”. El Director de movilidad sostenible de SEAT Antonio Calvo destaca que “ni durante su producción ni tampoco al conducirlo existen diferencias. A mí me gusta decir que el GNC no es un ‘rara avis’, sino un coche tan fiable y seguro como todos los demás”.

Aunque se usen dos combustibles distintos (gas natural comprimido y gasolina) se emplea un único motor que además funciona indistintamente con ambos, manteniendo siempre las mismas prestaciones.

Lo primero que hay que saber es que los coches con GNC cuentan con dos bocas de carga para añadir el combustible, las dos eso sí situadas en el mismo lugar, bajo la tapa tradicional. “El repostaje es parecido al de un coche de gasolina o diésel. La posición de la boquilla no cambia y se tarda prácticamente lo mismo. Además, al efectuarse con gas, ni huele ni gotea”, comenta Antonio Calvo.

Los depósitos se sitúan debajo del maletero donde normalmente se encuentra la rueda de recambio y están fabricados en acero de alta resistencia con un tratamiento anticorrosión, por lo que son muy seguros. Además el estado de conservación de los depósitos se certifica cada 4 años y todos los componentes se testean para soportar condiciones extremas: “Los depósitos de este coche resisten una presión de 200 bares, pero están fabricados para soportar más del doble, Por lo que la seguridad está garantizada”, asegura Antonio Calvo.

Otro aspecto clave que hay que saber de los coches de GNC es que, aunque se usen dos combustibles distintos (gas natural comprimido y gasolina) se emplea un único motor que además funciona indistintamente con ambos, manteniendo siempre las mismas prestaciones. Por defecto, el coche circula con gas hasta que éste se agota y el cambio a gasolina se efectúa automáticamente y resulta imperceptible para el conductor. “El motor incorpora muchos componentes reforzados específicamente para la combustión de gas natural. Cumple con las normativas de emisiones más exigentes, y prueba de ello es el distintivo ECO concedido a los coches de GNC por la DGT”, explica Andrew Shepherd.

El gas natural se encuentra almacenado en los depósitos a unos 200 bares pero al inyectarlo al motor esa presión no supera los 10 bares. Se consigue gracias a un regulador de presión de dos etapas que se encuentra en el vano motor, que reduce la presión y asegura una óptima alimentación del gas en todas las condiciones. Todo esto está controlado electrónicamente de desde la centralita del motor.

Y quizás lo más importante de todo es que el conductor no tiene que marearse con miles de señales y datos mientras está al volante. La sensación es la misma y todo lo que tenemos en el panel de instrumentos es un testigo luminoso que muestra si circulamos con un combustible u otro (Encendido, funciona con gas natural; apagado, funciona con gasolina). Además otros dos indicadores informan sobre el nivel que queda de cada combustible y el ordenador de abordo ofrece por ejemplo el consumo y la autonomía de cada combustible durante el viaje.