Ferrari-abandoned port
Esta colección de Ferrari abandonados en pleno campo es lo más doloroso de la semana
1017510998-lat-20190518-levitt-i500-0519 34589
Fernando Alonso no logra la machada y se queda fuera de las 500 millas de Indianápolis
Vonnen-porsche-911-hybrid-port
Vonnen trae al presente el Porsche 911 Hybrid
1017503876-lat-20190514-lat miller 2019 05 14 0043
Un pinchazo boicotea los planes de Fernando Alonso en la clasificación
Seat-leon-st-cupra-r-01
Conducimos el Seat León ST Cupra R: El más caro, ¿el mejor?

La UE quiere que los coches nuevos equipen un asistente de velocidad “inteligente” 

La velocidad a la que circulan los vehículos por carretera y en concreto superar los límites establecidados, también es una prioridad en Europa. La UE estudia implantar un sistema inteligente de control de velocidad automático en los coches nuevos. Así está la situación. 

Control-velocidad

Se llama sistema ISA por sus siglas en ingles Intelligent Speed Assist y es un dispositivo que permite limitar la velocidad de los vehículos de forma automática y que se engloba dentro de los llamados ADAS, sistemas de ayuda a la conducción. 

Dado que la velocidad excesiva es un factor clave en la gravedad de los accidentes de tráfico, y muchas veces la causa principal de que estos se produzcan, ahora desde la Unión Europea se estudia que sea obligatorio en los vehículos el sistema ISA, como ya ocurre por ejemplo con el ABS o el control de estabilidad (ESP) y como sucederá con la frenada automática de emergencia que en 2020 se deberá equipar en los coches nuevos.  

El objetivo es que este limitador de velocidad se instale en los vehículos en la fase de fabricación y dentro del equipamiento de serie, dado que según algunos cálculos este dispositivo podría evitar un 20% de las víctimas de accidentes de circulación. 

El objetivo es que este limitador de velocidad se instale en los vehículos en la fase de fabricación y dentro del equipamiento de serie. 

En este sentido, una de las dudas planteadas es si limitar automáticamente la velocidad del coche, sin posibilidad de que el conductor lo pueda desconectar, pero esto podría provocar algún riesgo en determinadas circunstancias, por ejemplo al realizar un adelantamiento, si se necesita en un momento puntual superar la velocidad reglamentaria para evitar un accidente.  

De momento la propuesta está en fase de estudio para ver la idoneidad de la instalación de este dispositivo y su funcionamiento tecnógico, por ejemplo si actúa sobre el sistema de frenado o directamente en la entrega de potencia del motor y en que circunstancias debe actuar. En cualquier caso, el objetivo es que fuese obligatorio en los coches nuevos fabricados a partir de 2022. 

Actualmente este sistema se incluye en el nuevo Ford Focus, pero es desconectable. Este dispositivo se utiliza por ejemplo en vehículos de transporte como camiones o autobuses.