Mansion-usa
La mansión de tus sueños es real, está a la venta, e incluye una colección de más de 60 automóviles
Teaser le mans 2019
Todo sobre las 24 Horas de Le Mans
Mercedes glb 1
Todas las claves del Mercedes GLB, en vídeo
Proton le mans 2019
La dificultad de clasificar en Le Mans: Las 5 vueltas que lo cambian todo
Gettyimages-1077688118
La Ministra de “el diésel tiene los días contados” no da ejemplo: Tiene dos con 12 y 8 años

5 minutos bastan para ver como este Subaru BRZ recibe el propulsor 2JZ de un Supra

Gracias a este vídeo resumen podemos observar como el deportivo japonés cambia de ‘corazón’ y recibe las modificaciones oportunas para ver doblada su potencia inicial.

Maxresdefault

Hoy en día es bastante habitual encontrarse con vehículos que han recibido todo tipo de modificaciones tanto en su exterior, ya sea cambiando completamente su apariencia con nuevas piezas o con ligeros cambios en las llantas y alguna zona específica, como en el parte mecánica donde hemos visto auténticas locuras mecánicas con propulsores llevados al límite de su potencial y fiabilidad, claro está.

Si rastreamos el mercado en busca de deportivos, podemos encontrar el Subaru BRZ con su propulsor bóxer de 2.0 litros y 200 caballos de potencia. Este deportivo es para muchos una máquina perfecta para divertirse y pasar un rato entretenido sin llegar a gastar una suma de dinero muy elevada.

Algunos dicen que su motor no está a la altura de su chasis y que por tanto, esos 200 caballos se quedan algo cortos. Los chicos de B is for Build, han decidido solucionar ese ‘problema’ de una forma que no sea muy costosa y que permita, al menos doblar la potencia del BRZ.

La solución ha sido recurrir a uno de los motores más populares de este tipo y que no es otro que el 2JZ, montado por uno de los deportivos más conocidos por todos los amantes de las cuatro ruedas, el Toyota Supra.

Con un presupuesto final de 5.000 dólares y tras cuatro meses de trabajo, estos chicos nos presentan en un vídeo resumen de cinco minutos de duración, todo el proceso de cambio de motor que ha llevado a cabo este Subaru. Por supuesto, tanto el chasis como la carrocería han recibido sus respectivas modificaciones.

No ha sido fácil, por el camino se han encontrado dificultades en la adaptación del nuevo ‘corazón’ y sobre todo problemas en la refrigeración del mismo, por lo que tuvieron que eliminar los dos turbocompresores del 2JZ de 3.0 litros para conformarse con un único turbo y así reducir tanto la complejidad del sistema como los problemas ocasionados.

El resultado es un BRZ con 357 caballos transferidos a las ruedas traseras a través de un cambio automático y que probablemente en un futuro reciba nuevas modificaciones para conseguir alcanzar los 600 caballos con facilidad. Seguiremos atentos…