Replicas-chinas-superdeportivos (1)
Los superdeportivos más exclusivos tienen réplicas chinas en marcha realmente fieles
Sainz declas cope
Sainz, sobre el McLaren de 2019: “Todo es nuevo, hay ganas de probarlo”
Vw-transporter-abt-delantera
Volkswagen e-Transporter by ABT: La furgoneta más electrizante
Presentacion ferrari 2019 1
Ferrari muestra el SF90: la esperanza de Maranello para el asalto al título
Ev
El Gobierno aprueba el Plan MOVES con ayudas para la compra de vehículos eléctricos

Alguien ha decidido convertir a este Prius en todo un carro de combate

Posiblemente sea el Prius más amenazador jamás visto y no es para menos. En su techo lleva un cañon rotativo M61 Vulcan. ¿Y por qué? Te lo explicamos.

Prius-m61-vulcan

Un Toyota Prius con armas es algo que seguramente nunca te habrías imaginado ver, con todo un cañón rotatorio es ya directamente una locura. Una locura obra de Black Rifle Coffee Company que ha instalado una M61 Vulcan, con 6 cañones capaces de disparar hasta 6.600 balas de 20 mm por minuto. Un arma que encontrarías en un caza de combate F16, F18 o F22 ¿A que ahora miras a los Prius con otros ojos?

El proyecto ha supuesto más de 160 horas de trabajo y ha incluido una nueva pintura para que este coche híbrido asuma completamente su nueva identidad, una jaula de acero interior y acople para instalar no solo ametralladoras sino cualquier otro tipo de armamento pesado.

Eso sí, jugar con esto no es ni mucho menos barato hablamos de disparar una munición cuyo coste se traduce a quemar literalmente 180.000 dólares por minuto, de hecho abrir fuego durante un solo segundo ya nos costaría casi 3.000 dólares.

Pero quizás lo más llamativo es que la preparación también supuso cambiar la activación de la M61 Vulcan aprovechando el funcionamiento eléctrico del Prius, un funcionamiento totalmente inalámbrico y que pasa de ser hidráulico a ser eléctrico.

Y toda esta locura ¿por qué? Bueno, porque, como apunta el vídeo, consideraron que comprar un Raptor era mucho más caro.

Y puede que la pick up de altas prestaciones de Ford encajara mejor con esta filosofía guerrera, pero nos habríamos perdido al Toyota Prius más amenazador jamás visto. Una demostración de que incluso las máquinas de guerra pueden ser respetuosas con el medio ambiente.