2019 golf r ginster yellow-large-8617
Volkswagen ofrece ¡40 colores! para personalizar el Golf R ¿Cuál eliges?
Sainz
Oficial: Carlos Sainz correrá en McLaren en 2019
Video-mecanico
Andre Wattebled, el mecánico ‘viral’, justifica así los retrasos en las reparaciones de coches
Briatore
Briatore: “No entiendo cómo en la F1 no hay sitio para un piloto con el talento de Alonso”
Mercedes-b-class-2019-ok
Mercedes Clase B 2018: Nuevo diseño, mismo concepto

Un Lamborghini Gallardo Superleggera arde sin control en las calles de Seattle

Una combustión espontánea en su zaga y la inoperancia absoluta de sus dos ocupantes acabó con este Gallardo Superleggera en cuestión de minutos. Advertimos: las imágenes pueden herir la sensibilidad de los más fans de Lamborghini.

Lambo-arde-seattle-vid

Estamos en Seattle, la ciudad más importante del estado de Washington –Estados Unidos– y más concretamente en una de sus céntricas calles. Una cámara de tráfico apunta a la salida de un túnel que termina en un semáforo, un punto completo con la escasa visibilidad que lo convierte en una zona donde a menudo se registran accidentes por alcance sin embargo, lo que va a registrar esta cámara es una situación muy distinta y por qué no decirlo… mucho más dramática.

El tráfico es fluido y la mañana tranquila cuando aparece en escena un preciado Lamborghini Gallardo de color blanco. Al parecer, se trata de todo un Superleggera es decir, la variante más rápida y exclusiva de este V10 que entregaba nada menos que 570 caballos de potencia y se comercializaba entre los años 2011 y 2012 con un precio superior a los 230.000 euros en nuestro mercado. Sin duda, estamos ante un icono del automóvil pero antes de que nos caiga la baba advertimos que algo no va bien en su parte trasera. ¡Es fuego! 

El pequeño incendio alerta a los dos pasajeros del Lamborghini que salen rápidamente del habitáculo para echar un vistazo a la zaga de su coche. Lo corroboran, algo ha comenzado a arder en el compartimento del motor y qué hacen: se miran el uno al otro, contemplan el tráfico a su alrededor, dejan pasar los minutos y finalmente avisan al servicio de emergencias que por supuesto también se toma su tiempo hasta llegar a la zona.

El resultado final no tiene desperdicio. En cuestión de minutos el precioso Lamborghini Gallardo Superleggera blanco queda envuelto en llamas desprendiendo una columna de humo que inunda toda la calle. Sí, un simple extintor hubiera evitado la escena –y a buen seguro– salvado la ‘vida’ del supercar italiano pero ni una cosa, ni la otra. De hecho, resulta muy extraño en este tipo de vehículo no encontrar alguno de estos aparatos anti-incendios en su habitáculo pero no queremos ser malpensado, seguro que no estaba ahí, ¿verdad, chicos?