Accidente-plancha-de-madera-honda-port
Así ha quedado este Honda Civic por culpa de una carga no asegurada
Mclaren
De Ferran, descontento con el rendimiento del McLaren
Bmw x7
BMW X7: Desvelado el nuevo coloso de Múnich
Sut belgian grand  1401132
La FIA instala bordillos ‘anti-Verstappen’ en Austin
Monedas china bmw
Paga parte de su nuevo BMW con 150.000 monedas

Un policía distraído con su móvil acaba atropellando a un ciclista

Ha ocurrido en Estados Unidos y afortunadamente nadie ha resultado herido de gravedad. En las imágenes podemos comprobar una conducta inapropiada por parte del agente y todo ello causado por la distracción con el teléfono móvil.

Policiabici-2

Son continuos los mensajes enviados por las autoridades correspondientes en materia de circulación vial acerca del uso del teléfono móvil mientras conducimos y sus posibles consecuencias. Un gran número de accidentes han tenido como origen las distracciones ocasionadas por mandar mensajes, realizar llamadas o cualquier otro tipo de distracción relacionado.

Los policías son las personas que deben dar el mejor ejemplo ante los ciudadanos, aunque ya hemos visto en alguna ocasión que esto no es así. Hace un tiempo veíamos en Estados Unidos a un coche patrulla retando a un Lamborghini Aventador en plena carretera, y ahora nos llega otro suceso con peor desenlace. 

El principal protagonista ha sido un ciclista que circulaba tranquilamente por la carretera con una cámara instalada en su casco. Esta última ha sido la que nos ha servido para hacernos una idea de lo ocurrido y es que en las imágenes podemos apreciar como un agente de policía totalmente distraído a los mandos de un Ford Explorer ha terminado atropellando a esta persona a la que nos referimos.

El suceso transcurre en un cruce donde el ciclista espera para que el coche patrulla realice un giro a izquierdas. Sin embargo, el agente estaba pendiente de su teléfono móvil y no de lo que tenía delante de sus narices, propiciando un fuerte golpe al afectado. Afortunadamente, no hubo heridas graves y el policía no tuvo más remedio que asumir la culpabilidad de inmediato.

Debido a un conflicto de intereses el agente no pudo realizar la investigación correspondiente, por lo que llamó a un compañero para la realización de la misma. El ciclista fue examinado por los médicos y rechazó el traslado a un hospital, mientras que el policía fue sometido a las pruebas pertinentes de alcoholemia.