Mercedes-benz-eqc-2020-1600-5c
Estos son los 10 vehículos eléctricos con mayor autonomía
1017575160-sut-20190628-ms2 3835
Alfa Romeo se pone nuevo objetivo: Competir con McLaren
911 rsr 2019 t
Porsche 911 RSR 2019: el campeón del mundo de Resistencia renueva su arma
Sainz-mclaren-m8d-goodwood-okp
Carlos Sainz cambia el F1 por el impresionante McLaren M8D en Goodwood
Extreme-e-odyssey-21
Extreme E revela su espectacular SUV off-road eléctrico

Si usas Whatsapp mientras conduces tienes que conocer este informe

Un estudio de la Universidad de Granada ha analiza cómo el uso del Whatsapp afecta a la conducción y sus conclusiones no pueden ser más alarmantes. ¿Que si aumenta el riesgo de sufrir un accidente? Míralo tú mismo.

whatsapp al volante

Una investigación realizada en la Universidad de Granada analiza cómo influye el uso de Whatsapp en la conducción en función de la edad del conductor y ha llegado a la conclusión de que contestar un mensaje mientras se conduce deteriora significativamente el rendimiento en la conducción, y aumenta el número de accidentes hasta un 134,5% en conductores mayores de 55 años, por ejemplo.

Esta investigación realizada por científicos del departamento de Óptica de la Universidad de Granada (UGR) y dirigida por las doctoras Carolina Ortiz Herrera y Rosario González Anera, ha sido publicada recientemente en la revista Accident Analysis and Prevention, que ha analizado el uso de Whatsapp en la conducción en función de la edad del conductor.

En el experimento en cuestión participaron un total de 75 conductores, usuarios habituales de Whatsapp, a quienes se dividieron en cuatro grupos de edad: grupo 1 (18-24 años), grupo 2 (25-39 años), grupo 3 (40-54 años) y grupo 4 (más de 55 años).

A todos ellos se les evaluó la agudeza visual mediante un amplio test así como su rendimiento en la conducción en una primera sesión sin distracción alguna. Ya en la segunda parte, bajo la distracción del Whatsapp, se les instó a responder a una serie de mensajes mientras conducían en un simulador. Finalmente, se recopilaron datos sobre la percepción subjetiva que estos conductores tenían de su propia conducción mediante una encuesta denominada “Driver Behaviour Questionnaire” (DBQ).

Contestar un mensaje mientras se conduce aumenta el número de accidentes hasta un 134,5% en conductores mayores de 55 años.

Los resultados mostraron que su capacidad para conducir empeoró notablemente al ser distraídos mediante Whastapp. El uso del smartphone afectó a la habilidad de los participantes para mantener una correcta posición del vehículo en el carril. De este modo, la desviación estándar de la posición lateral del vehículo en el carril aumentó significativamente para todos los grupos de edad, excepto para el grupo 2 (25-39 años). Como consecuencia, en la sesión en la que usaron Whatsapp a la vez que conducían, los conductores mostraron un mayor número de salidas del carril y una mayor distancia recorrida invadiendo el carril contrario.

Un efecto negativo evidente

“El efecto negativo de usar el teléfono móvil al volante fue evidente, ya que el número de colisiones aumentó para todos los grupos de edad (un 8,3% para el grupo 1, un 25% para el grupo 2, un 80,5% para el grupo 3 y un 134,5% para el grupo 4)”, destaca Sonia Ortiz Peregrina, investigadora del departamento de Óptica de la UGR y una de las autoras de este trabajo.

Por lo tanto, escribir mensajes de Whatsapp mientras conducían afectó de forma más evidente al grupo de conductores de edad avanzada, que sufrieron un número de colisiones significativamente mayor que los conductores de 18-39 años. Sin embargo, el DBQ reflejó que los conductores jóvenes son los que adoptan más conductas de riesgo al volante, cometiendo más infracciones.

Los resultados del trabajo realizado en la UGR demostraron que algunas funciones visuales están relacionadas con el rendimiento en la conducción. Tanto el deterioro de la sensibilidad al contraste como el incremento del nivel de lo que se conoce como straylight (parámetro relacionado con la difusión de la luz en los medios oculares, que afecta a la sensibilidad al deslumbramiento),mostraron una relación significativa con un mayor número de colisiones, una mayor distancia recorrida fuera del carril y un peor control lateral del vehículo.

“Ambos aspectos son dos buenos predictores del rendimiento en la conducción, por lo que deberían ser incluidos en los exámenes visuales para la obtención/renovación del permiso de conducir”, destaca la investigadora de la UGR.