Waze-ok
Tráfico estudia prohibir las apps que alertan de los radares y controles en carretera
Haas ferrari japon 2018 1
La relación entre Haas y Ferrari, motivo de “fricción” en la parrilla
Skoda-scala-rs-render-03
Skoda Scala RS: Primer vistazo al GTI más práctico y asequible
Collage eprix
El primer ePrix de Arabia Saudí, en imágenes
Seat-tarraco-prueba-1
Al volante del Seat Tarraco: Así va el nuevo buque insignia de Seat

A la venta el Jaguar C-X75 de ‘Spectre’

No sólo es una oportunidad única para conseguir una pieza de las películas de 007, también lo es para hacerse con un maravilloso superdeportivo que desgraciadamente no llegó a producirse en serie.

Jaguar-c-x75-spectre-port

Normalmente cuando vemos una película siempre nos gustaría llevar el coche del héroe. Sin embargo con la última película de la saga 007 'Spectre' muchos tuvieron el corazón dividido, porque la gran persecución de la película de James Bond estaba protagonizada por dos prototipos ingleses que curiosamente fueron creados para celebrar distintos aniversarios.

En el caso del felino con el C-X75 se trataba de celebrar los 75 años de la marca británica y de paso servir de anticipo a los futuros modelos, siendo además un adelantado a su tiempo proponiendo una mecánica híbrida: en el Concept con 4 motores eléctricos alimentados por dos turbinas de gas y más adelante, en su casi llegada al mercado asociándose con Williams, con un motor 1.6 turbo de 4 cilindros y dos motores eléctricos para ofrecer una potencia combinada de 850 CV y 900 Nm. Hasta que de repente el sueño se esfumó y Jaguar canceló el proyecto en medio de la crisis económica.

Por eso para muchos resultó una sorpresa ver resucitar en cierto modo el C-X75 para la película 'Spectre' e incluso soñaron con ser el malo de la película. Ahora pueden serlo a tiempo completo porque uno de los coches que utilizaron para el rodaje de la película está a la venta.

Algo que hay que tener en cuenta es que en este ejemplar con poco más de 800 km no hay motor híbrido, sino un V8 de 5 litros que encaja igual de bien con su bella carrocería que ha pasado del color naranja de la película a un azul metalizado. Al ser un 'stunt car' el interior no podría ser más espartano, de hecho viene equipado con asientos Recaro de competición y un volante Momo además de mostrar una placa que señala que es uno de los cuatro coches utilizados en la película, lo que demuestra lo raro que es este coche.

En el portal de venta en la casa Kaaimans no hay precio de venta, por lo que suponemos que habrá que consultarlo y negociarlo con el vendedor. Es cierto que su interior no contará con los acabados propios de la marca del felino pero dada su rareza como modelo y como pieza de la historia del cine sin duda tendrá un precio a la altura.