Mercedes-cls-prueba-captura
Prueba Mercedes CLS 350d: Súper clase para cinco
Sut united states  1690152
Alonso: “Mi intención nunca fue correr todo el año en Indy”
Dovizioso motegi q 2018 1
Dovizioso se impone en la lucha por la pole en Motegi
Sut united states  1690043
Sainz: “Una clasificación en mojado será un buen desafío”
Emisiones co2
Los coches nuevos vendidos en 2018 ya emiten más CO2 que los de 2017

El Aston Martin DB4GT Zagato bate récords en la subasta de Goodwood

Con un precio final de más de 11.413.000 euros esta joya conducida por Jim Clark se ha convertido en el vehículo británico más caro vendido en Europa

Aston

Prometía ser uno de los vehículos más codiciados y aún mejor pagados de la célebre subasta de Bonhams en el Festival of Speed de Goodwood 2018. Y lo cierto es que esta pieza de competición de los 60 creada por el carrocero italiano Zagato por encargo de Aston Martin no ha decepcionado. El conocido como “2 VEV” Aston Martin DB4GT Zagato se ha convertido en el vehículo británico más caro vendido en Europa después de que su nuevo dueño haya pagado por él 10.081.500 libras (unos 11.414.964 euros)

Un precio de vértigo para una de las más raras unidades de las 19 que se fabricaron en total. Y no sólo porque se encuentre en un extraordinario estado de conservación, sino porque el coche cuenta con una destacada historia de competición, ya que fue conducido por el legendario piloto, bicampeón de la F1 y también ganador de las 500 millas de Indianápolis, Jim Clark, en el RAC Tourist Trophy, celebrado de hecho en Goodwood, y en los 1000 km de París entre 1961 y 1962.

Además de este legendario Aston Martin, la subasta de la casa Bonhams, que celebraba este año en Goodwood su 50 aniversario, dejó otras ventas destacadas como la del BMW más caro de la historia: Un 507 de 1957 que pertenecía al que fuera también piloto John Surtees, vendido por 3,809,500 libras (unos 4.313.980 euros).

También han superado las expectativas de venta otras joyas como un Alfa Romeo Tipo B Gran Prix monoposto de la primera mitad de los años 30, perteneciente a la Scuderia Ferrari (4.593.500 libras), un Aston Martin DB5 de 1965 utilizado en la película GoldenEye de 007 (1.961.500 libras) e incluso modelos más actuales como un Bugatti Veyron Super Sport de 2012 (2,045,500 libras).