Diesel-impuesto
El impuesto al diésel supondrá 3,3 euros más al mes para el conductor medio
Verstappen
Verstappen: “Alonso no era una opción para 2019”
Peugeot-elegendapertura
Peugeot e-Legend Concept: Eléctrico y con un encantador toque retro
Vandoorne
Vandoorne: “He estado en McLaren los dos peores años de su historia”
Incendio-nordschlefe-porsche-911
El fuego arrasa a este Porsche 911 GT3 en Nordschleife

El Ferrari Enzo que volvió a la vida se subasta: ¿Pagarías 2 millones de euros?

Eso nos aseguran en la casa de subastas de París en la que este precioso Enzo buscará dueño próximamente. Ellos conocen bien la escalofriante historia de este deportivo que te contamos a continuación.

Que un Ferrari Enzo en perfecto estado como éste salga a subasta puede ser noticia, que su valor ronde los 2 millones de euros también, pero si además te decimos que se trata de un coche que sufrió un grave accidente en 2006 quedando prácticamente destrozado, ¿cómo te quedas?

Puede parecer increíble, pero los dos Enzo de la imagen superior son, en realidad, el mismo. Este supercar italiano salió en 2004 de Maranello con el típico color Rosso Corsa y el número #0130 en su chasis. Su primer destino fue Reino Unido, pero años más tarde protagonizó un espectacular en Estados Unidos, quedando prácticamente destrozado. Su conductor circulaba a unos 260 km/h cuando perdió el control del coche y diversos medios nos hicimos eco de la noticia.

El Enzo quedó completamente destrozado, especialmente en su parte posterior, donde viaja el motor, la transmisión y en definitiva, todos los carísimos elementos mecánicos de este exclusivo Ferrari. No hubo ni una sola voz que no diera por siniestro a este Enzo salvo una: la de su propietario que no dudó en llamar al Ferrari Technical Assistance Service y sólo ellos podían aceptar semejante reto. La casa italiana se empeñó en devolver a la vida una de las 400 unidades producidas de este icono, el Ferrari más rápido y eficaz de principios de los 2000, provisto de un motor V12 central de 660 caballos y capaz de alcanzar los 350 km/h.

Como no podía ser de otra forma tratándose de un encargo de este tipo, los mecánicos reconstruyeron el coche desde cero, cambiándole el color de la carrocería por el Nero Daytona, añadiendo un spoiler de fibra de carbono y mejorando el interior con unos asientos de cuero rojo y añadiendo un equipo multimedia Bose con GPS y hasta cámara de marcha atrás.

El coche no tardó en adquirir el certificado de Ferrari Classiche, que generalmente se les concede a los clásicos que restaura la propia marca. Además, pese al famoso incidente, el marcador sólo registra 2.500 kilómetros. Está "nuevo" sí, pero ahora sólo nos queda esperar al mes que viene para ver si realmente alcanza la elevadísima valoración que se le supone.