Lamborghini-urus st-x concept-port
Lamborghini Urus ST-X Concept: el primer SUV de competición
Florsch accidente macao 2018 1
Escalofriante accidente de Sophia Flörsch en Macao
Ogier celebracion australia 2018 1
Ogier y Toyota se llevan los títulos mundiales en el Rally de Australia
Sainz
A Sainz no le preocupa ser el único español de la parrilla
Mazda 2
Prueba Mazda 2: Ajeno a las modas

El hombre de los hypercars reúne a sus LaFerrari, McLaren P1 y Porsche 918 Spyder

Se llama Paul Bailey y es la primera persona del mundo que ha conseguido reunir en su garaje a los tres mejores deportivos del momento, los súper híbridos de Ferrari, McLaren y Porsche. Impresionante.

Paul Bailey es un multimillonario británico que acaba de saltar a la fama como 'el hombre de los hypercars'. Bailey ha sido el primero en hacerse con "el trío de ases": McLaren P1, Porsche 918 Spyder y LaFerrari, o lo que es lo mismo, las máquinas más rápidas y exclusivas que han producido jamás las mejores marcas de deportivos. La colección del empresario está valorada en 3 millones de libras, unos 4 millones de euros y es que sólo entre los tres reúnen 2.765 caballos de potencia.

Todo empezó cuando Bailey adquirió una de las primeras unidades del McLaren P1. El magnate quedó enamorado de la máquina de Woking, de la que sólo se van a construir 375, cada una está valorada en poco más de 1 millón de euros. Sin embargo, lejos de saciar su sed de prestaciones y exclusividad, el P1 provocó en él justamente lo contrario. Se puso al volante y no pudo evitar dirigirse al concesionario Ferrari de Nottingham para preguntar por el LaFerrari, que reservó inmediatamente, previo pago de otros 1,2 millones de euros.

Con el McLaren P1 en coloro Vulcano Orange y el LaFerrari pintado en Rosso Fiorano a su garaje sólo le faltaba una perla, el Porsche 918 Spyder así que ni corto ni perezoso se dirigió hasta Cambrige para completar el trío de ensueño, con una unidad en color blanco que adquirió por otros 886.000 euros.

Algunos medios aseguran que hay al menos otros tres millonarios en el mundo que cuentan con un garaje exactamente igual que el de Bailey pero que no quieren revelar su identidad. Ellos se lo pierden porque estamos seguros de que al británico le van a llover los amigos durante los próximos días, todo sea por compartir ruta con él aunque sea en el coche que menos le apetezca conducir en cada momento.