Lamborghini-urus st-x concept-port
Lamborghini Urus ST-X Concept: el primer SUV de competición
Florsch accidente macao 2018 1
Escalofriante accidente de Sophia Flörsch en Macao
Ogier celebracion australia 2018 1
Ogier y Toyota se llevan los títulos mundiales en el Rally de Australia
Sainz
A Sainz no le preocupa ser el único español de la parrilla
Mazda 2
Prueba Mazda 2: Ajeno a las modas

El Porsche 356 de Janis Joplin se subastará en diciembre

RM-Sotheby's aspira a una suma de 460.000 euros por su venta. El coche es un SC modelo 1964 adquirido en 1968 a un concesionario de Beverly Hills.

David Richards llamaba a este mural "la historia del universo". Tardó un mes en realizarlo.

Uno de los Porsches relacionados con el movimiento hippie más famosos reclamará nuevo dueño el próximo mes de diciembre en una subasta de RM-Sotheby's en Nueva York. Su antigua propietaria, la cantante Janis Joplin, fue quien le dio esa reputación y quien promovió la creación de su aspecto tan psicodélico. La casa que lo ofrecerá, junto con el Lamborghini Concept S, espera alcanzar un precio cercano a los 460.000 euros.

Los primeros éxitos de Joplin en los años sesenta la animaron a comprarse vehículos cada vez más caros y exclusivos. Este 356 1600 SC Cabriolet de 1964 -aunque dotado del motor del Super 90- lo adquirió en septiembre de 1968 al concesionario Estes-Zipper de Porsche en Beverly Hills y sustituyó a su Austin Healy 3000. El coche era originalmente de color gris Dolphin, una opción que a Joplin le pareció excesivamente anodina.

Para resolverlo acudió al mánager de su grupo Big Brother and the Holding Company, David Richards, y le encargó que repintara mientras estaba de gira. Richards tardó un mes elaborar la decoración psicodélica que luce desde entonces y que bautizó "la historia del universo". Se lo enseñó a Joplin a su vuelta cuando salía de un local nocturno y le encantó, tanto que lo utilizaba siempre que podía para ir a cualquier parte.

Este particular mural únicamente se modificó cuando en 1969 robaron el Porsche mientras Joplin actuaba en un concierto en Winterland, San Francisco, y se le añadió una capa oscura para camuflarlo. La policía lo encontró y la cantante ordenó que se restaurara el diseño original. Cuando Joplin murió en 1970, el coche pasó la mayor parte del tiempo en manos de su familia, bien sus padres, bien su hermano Michael, quien se ocupó de repararlo a partir de los años ochenta tras años de abandono.