Sin titulo
Así ha quedado este McLaren Senna tras un aparatoso accidente
Sut italian grand  1523855
Monza, en busca de 100 millones de euros para mantener la Fórmula 1
181111 gfp 125829
Al volante del Audi A1 Sportback 2019: Apuesta por la deportividad
Kubica-vettel
Vettel sobre el regreso de Kubica: “Tengo sentimientos encontrados”
Ayudas-coches-ecologicos
La Comunidad de Madrid ya ofrece hasta 5.500 euros en ayudas para comprar vehículos ecológicos

Esta extraña moto “frankenstein” es un cañón con ruedas ¡y diésel!

Es obra de Sam Turner, un auténtico manitas que ha logrado crear una moto diesel biturbo, hidrostática y con tracción total que cuenta con componentes de maquinas tan dispares como una mezcladora de cemento, un Suzuki Swift, un Toyota Camry o una cortadora de troncos.

Diesel-bike-port

El mundo del motor está lleno de locuras pero es muy posible que esto supere a la gran mayoría de ellas: lo que estás viendo es una motocicleta hecha a mano, hidrostática, con tracción a las dos ruedas y propulsada por un motor diésel. Aunque si nos dicen que es un cañón con ruedas fruto del cruce entre la moto de Batman y la de algún enemigo de Mad Max nos lo habríamos creído igual.

Es la creación de Sam Turner, todo un manitas que solía ganarse la vida como mecánico de motores diesel para el Servicio Postal de los Estados Unidos y que ya comenzó a dar rienda suelta a su pasión desde muy pequeño: con ocho años comenzó a montar en moto y con doce aprendió a soldar, lo que muestra hasta qué punto estamos delante de un as de la fabricación y explica en buena parte esta creación.

Una bestia que tiene un corazón V-twin diésel Yanmar de 840cc e inyección directa procedente de un viejo mezclador de cemento y que respira a través de dos turbocompresores RHB31 refrescados gracias al intercooler de un Suzuki Swift. Se barajó un generador eléctrico que habría impulsado de manera individual las ruedas pero resultaba demasiado caro para el proyecto.

La otra gran gesta del proyecto fue cambiar a una configuración hidrostática que hace que las ruedas giren gracias al funcionamiento de motores hidráulicos (Eaton 200 series) impulsados por una bomba hidráulica de engranajes que originalmente formaba parte de un cortador de troncos. Así, la velocidad máxima que puede alcanzar este monstruo de Frankenstein tan particular son 158 km por hora. No hay cifras sobre potencia o par pero suponemos que en este último caso al ser un motor diesel la cifra será realmente alta.

Para albergar estos motores Turner tuvo que construir y diseñar una suspensión personalizada que cuenta con un sistema de nivelado ajustable y deja a esta moto a unos 30 centímetros del suelo. Y toda esta hechicería, junto con una pintura en verde militar y un escudo térmico de un arma en la zona del faro delantero, que hace que parezca que cuente con una ametralladora a bordo, acompañados de otros artilugios como un bidón o una especie de misil terminan de conformar esta moto postapocalíptica.

Y los más sorprendente de todo es que esta modo funciona perfectamente. Puedes ir por la calle con ella sin problemas aunque lo que está claro es que en ningún momento pasarás desapercibido.