Mercedes-benz-eqc-2020-1600-5c
Estos son los 10 vehículos eléctricos con mayor autonomía
1017575160-sut-20190628-ms2 3835
Alfa Romeo se pone nuevo objetivo: Competir con McLaren
911 rsr 2019 t
Porsche 911 RSR 2019: el campeón del mundo de Resistencia renueva su arma
Sainz-mclaren-m8d-goodwood-okp
Carlos Sainz cambia el F1 por el impresionante McLaren M8D en Goodwood
Extreme-e-odyssey-21
Extreme E revela su espectacular SUV off-road eléctrico

La moto voladora ya es real, viene de China y… ¡funciona!

Su inventor, Zhao Deli se ha convertido en todo un héroe local al protagonizar estas imágenes, el primer vuelo de cierta distancia que se realiza con un vehículo de este tipo.

Moto-dron-china

Es mitad moto, mitad dron y aunque no es precisamente primer prototipo de características similares que vemos, el invento de Zhao Deli se distingue de los demás por una cosa bastante importante: ¡funciona, !

La moto voladora china tiene un nombre propio, como no podía ser de otra forma, se llama Jin Yun Dou que traducido significa ‘nube mágica’ una denominación con la que este inventor ha querido rendir homenaje al superhéroe local Monkey King que como nuestro Son Goku, viajaba en una de ellas. Sea como fuere, el caso es que quien se ha convertido en un auténtico héroe de masas en su país ha sido el propio Zhao, sobre todo después de demostrar que su invento le permite desplazarse libremente por el aire como si viajara en un don.

Compuesta por un compacto chasis tubular, un asiento similar al de una scooter y un manillar de triatlón similar al que montan algunas bicicletas, esta moto-dron es capaz de volar gracias a sus cuatro hélices y al los respectivos motores eléctricos que las impulsan, garantizando una autonomía de 30 minutos, esta moto pesa 116 kilos y puede cargar con otros 100 para recorre distancias más que considerables a 9.800 pies de altitud y siempre hasta velocidades de 72 kilómetros/hora.

Zhao, quien ha perseguido su sueño hasta el punto de abandonar su trabajo hace dos años para centrarse en exclusiva en él y que acumula unos unos 145.000 euros invertidos, confiesa que su moto voladora es sólo un primer prototipo pero advierte de que seguirá evolucionándola hasta hacerla “segura y manejable” y poder así llevarla a producción. De momento, ha dejado claro con esta última prueba que sus palabras son como para tenerlas en cuenta. Y si no atento al vídeo.